blog


 

¡¡¡ REGISTRESE !!!

 

 

Somostuiglesia.org es la primera, única y exclusiva red social que pretende unir a todas las personas del universo católico. Podemos hacer amigos de todo el mundo, compartir información, subir vídeos y fotos preferidas, oraciones, eventos, grupos, peregrinaciones, compartir vivencias, disfrutar experiencias… también podemos chatear, crear foros y debates. Aquí encontraras noticias, radio y televisión católica. Únete a la mayor comunidad, donde encontraras personas que verdaderamente aman el mundo católico.

 


Actividades recientes

  • Vol. 19. Marzo 28, 1926 » Libro de cielo. Luisa Piccarreta
    Con vivir en el Querer Divino todos los bienes quedan concentrados en el alma. La finalidad primaria de la Redención fue el Fiat Divino.
    Habiendo recibido la santa Comunión, estaba llamando a todos, a mi Reina Mamá, a los santos, al primer hombre Adán, con el séquito de todas las generaciones hasta el último hombre que vendrá sobre la tierra y además a todas las cosas creadas, a fin de que todos junto conmigo, postrados en torno a Jesús lo adoráramos, lo bendijéramos y lo amáramos, a fin de que a Jesús nada le faltara en torno a Él de todas las obras salidas de sus manos, ni un solo corazón que palpita, ni un sol que refulge, ni la vastedad del cielo azul adornado de estrellas, ni el mar que murmura, ni siquiera la pequeña florecita que eleva su perfume, todo y a todos quisiera concentrar en torno a Jesús Hostia, a fin de que le rindieran los honores debidos; su Querer me hacía todo presente como si todo fuera mío, y yo quería dar todo a Jesús. Ahora, mientras esto hacía, me parecía que Jesús era feliz al mirar a todas las generaciones y las cosas suyas en torno a Él, y estrechándome a Sí me ha dicho:
    "Hija mía, cómo estoy contento al ver en torno a Mí a todas mis obras, me siento restituir la alegría, la felicidad que les di al crearlas, y Yo les correspondo con nueva felicidad; este es el gran bien que contiene y lleva mi Voluntad, y en quien vive en Ella concentra los bienes de todos en ella, porque mi Voluntad no hay bien que no lleve y vincula el alma a todos y a todo lo que a Ella pertenece, así que si la criatura no se hubiese sustraído de mi Querer, Yo debía encontrar a todos en una, y a cada una en todos; los bienes, la luz, la fuerza, la ciencia, el amor, la belleza, debían ser comunes a todos, no debía haber ni tuyo ni mío, ni en el orden natural ni en el orden espiritual, cada una de las criaturas podría tomar cuanto quisiera. Símbolo del sol debía ser la vida humana en mi Voluntad, que todos pueden tomar la luz de este sol por cuanto quieran, sin que a ninguno le falte, pero como se sustrajo de mi Voluntad, los bienes, la luz, la fuerza, el amor, la belleza, quedaron divididos y como divididos entre las criaturas, por eso no hubo más orden, ni armonía, ni verdadero amor, ni hacia Dios ni entre ellos. ¡Oh! si el sol se pudiera dividir en tantos rayos, separándose del centro de la luz, estos rayos solares terminarían volviéndose tinieblas, y ¿qué sería de la tierra? ¡Ah, ciertamente ninguno habría podido tener más una luz toda suya y toda para sí! Así fue de mi Voluntad, el hombre al sustraerse de Ella perdió la plenitud de los bienes, la plenitud de la luz, de la fuerza de la belleza, etc., y por eso fue obligado a vivir con penas y dificultades. Por eso sé atenta, tu vivir en mi Querer sea continuo, a fin de que tú contengas todo y Yo encuentre a todos en ti."
    Después estaba pensando entre mí: "Si tanto bien contiene el verdadero vivir en la Suprema Voluntad, ¿por qué mi Mamá Celestial, que era toda Voluntad de Dios, no consiguió junto al suspirado Redentor el Fiat Voluntas Tua como en el Cielo así en la tierra, y así hacer regresar al hombre en aquel Fiat Supremo de donde salió, para darle nuevamente todos lo bienes y el fin por el cual había sido creado? Mucho más que Ella, siendo toda Voluntad de Dios, no tenía ningún alimento extraño a Dios, por lo tanto poseía la misma Potencia divina y con esta todo podía conseguir." Y mi dulce Jesús moviéndose de nuevo en mi interior, suspirando ha agregado:
    "Hija mía, todo lo que hizo mi Mamá y todo lo que hice Yo en la Redención, su finalidad primaria era que mi Fiat reinase sobre la tierra; no sería ni decoroso, ni verdadero amor, ni gran magnanimidad, ni mucho menos obrar como aquel Dios que era, si viniendo al mundo debiera y quisiera dar a las criaturas la cosa más pequeña, como eran los medios para salvarse, y no la cosa más grande, como era mi Voluntad, que contiene no sólo los remedios sino todos los bienes posibles que hay en el Cielo y en la tierra, y no sólo la salvación y la santidad, sino aquella santidad que la eleva a la misma Santidad de su Creador. ¡Oh, si tú pudieras penetrar en cada oración, acto, palabra y pena de mi indivisible Mamá, tú encontrarías dentro el Fiat que suspiraba e impetraba; si pudieras penetrar dentro de cada gota de mi sangre, en cada latido mío, respiro, paso, obra, dolor y lágrima, encontrarías dentro el Fiat que tenía la supremacía, que suspiraba y pedía para las criaturas; pero mientras el fin primario era el Fiat, mi Bondad debió descender al fin secundario y casi hacer como un maestro que mientras posee las ciencias más altas y podría dar lecciones nobles y sublimes, dignas de sí, como los escolares son todos analfabetas se debe abajar a dar lecciones de "a, b, c", para poder poco a poco llegar a su fin primario de impartir las lecciones de la ciencia que posee, para hacer otros tantos maestros dignos de tal maestro. Si este maestro no se quisiera abajar a dar lecciones de estudios inferiores y quisiera dar lecciones de su alta ciencia, los escolares, siendo analfabetas, no lo habrían entendido y confundidos por tanta ciencia ignorada por ellos lo habrían dejado, y el pobre maestro por no haberse querido abajar, no ha dado ni el pequeño bien de su ciencia ni el grande. Ahora hija mía, cuando Yo vine a la tierra las criaturas eran todas analfabetas en las cosas del Cielo, y si Yo hubiese querido hablar del Fiat y del verdadero vivir en Él, habrían sido incapaces de comprenderlo si no conocían el camino para venir a Mí, en su mayor parte eran cojos, ciegos, enfermos; debí abajarme en los vestidos de mi Humanidad que cubrían aquel Fiat que quería dar, hermanarme con ellos, mezclarme con todos para poder enseñar los primeros rudimentos, el a, b, c, del Fiat Supremo; y todo lo que Yo enseñé, hice y sufrí, no fue otra cosa que preparar el camino, el reino y el dominio a mi Voluntad. Esta es la costumbre en nuestras obras, hacer las cosas menores como acto preparatorio a las cosas mayores, ¿no hice contigo otro tanto? Al principio no te hablé del Fiat Supremo, ni de la altura, ni de la santidad a la que Yo quería que tú llegases en mi Querer, ni te hice ninguna mención de la gran misión a la cual te llamaba, sino que te tuve como a una pequeña niña, con la cual Yo me deleitaba con enseñarte la obediencia, el amor al sufrir, el desapego de todo y de todos, la muerte a tu propio yo; y conforme tú te prestabas Yo me alegraba, porque veía en ti preparado el puesto donde deponer mi Fiat y las lecciones sublimes que pertenecían a mi Voluntad. Así fue en la Redención, todo fue hecho con la finalidad de que el Fiat pudiese de nuevo reinar en la criatura, como cuando la sacamos de nuestras manos creadoras; Nosotros no tenemos prisa en nuestras obras, porque tenemos no solamente los siglos sino toda la eternidad a nuestra disposición, por eso vamos a paso lento, pero con nuestro triunfo; primero preparamos y después hacemos. No por haberme regresado al Cielo mi Potencia ha disminuido de como era cuando estaba en la tierra, mi Potencia es siempre igual, tanto estando en el Cielo como en la tierra. ¿No llamé y elegí a mi Mamá estando en mi patria celestial? Así te he llamado y elegido a ti con aquella misma Potencia que ninguno me puede resistir para el suspirado Fiat, es más, te digo que para obtener esto, tú tienes a tu disposición cosas más grandes y más importantes, que no las tuvo mi amada Mamá, por eso tú eres más feliz, porque Ella no tuvo una Mamá, ni sus obras por ayuda para conseguir al suspirado Redentor, sino sólo tuvo el cortejo de los actos de los profetas, de los patriarcas y de los buenos del antiguo testamento y de los grandes bienes previstos del futuro Redentor. En cambio tú tienes una Mamá y todas sus obras por ayuda, tienes las ayudas, la penas, oraciones y la misma Vida, no prevista sino efectuada, de tu Redentor; no hay bien ni plegarias que hayan sido hechas o se hacen en la Iglesia que no estén contigo para darte ayuda para obtener el suspirado Fiat; y como todo lo que fue hecho por Mí, por la Reina del Cielo y por todos los buenos, el fin primario era el cumplimiento de mi Voluntad, por eso todo está contigo para implorar la realización de su finalidad.
    Por eso sé atenta, Yo estaré junto contigo, también mi Mamá, no estarás sola a suspirar el triunfo de nuestra Voluntad."
    profile
  • En reparación de los innumerables ultrajes que Jesús recibe.
    En reparación de los innumerables ultrajes que Jesús recibe en el Sacramento de su amor, el alma amante debe ofrecerse como víctima, consumirse en el fuego de la soberana caridad, amarle, alabarle y visitarle a menudo por aquellos que le maltratan; visitarle sobre todo a las horas en que nadie le hace compañía. ¡Qué felicidad estar durante las horas más silenciosas al pie del santo altar!

    San Pablo de la Cruz
    profile
  • LA INTENCIÓN DEL ALMA EN TODO SU OBRAR, DEBE SER ENCONTRARSE CON JESÚS.
    Libro de Cielo, Vol 8, Diciembre 1907

    Encontrándome en mi habitual estado, estaba pensando en el momento en el que el bendito Jesús encontró a su bendita Madre en el camino del calvario, y mientras los compadecía el dulce Jesús me ha dicho:

    “Hija mía, mi Madre salió el día de mi Pasión sólo para poder encontrar y aliviar a su Hijo. Así el alma verdaderamente amante, en todo su obrar, su intención es únicamente la de encontrar a su querido amado y aliviarlo del peso de la cruz, y como la vida humana es una continua actitud de acciones, sea internas o externas, el alma no hace otra cosa que continuos encuentros con su amado; ¿y solamente lo encontrará? No, no, lo saludará, lo abrazará, lo besará, lo consuela, lo ama, y aunque sea con una sola palabrita que le diga de prisa Él quedará satisfecho y contento, y conteniendo la acción siempre un sacrificio, si la acción sirve para encontrar el sacrificio que hay dentro de la acción, servirá para aliviarme del peso de mi cruz. ¿Cuál será la felicidad de esta alma que en su obrar está en continuo contacto conmigo? ¡Oh! cómo crecerá siempre más el amor en cada encuentro que haga conmigo mediante su obrar. Pero cuán pocos se sirven de esto para encontrar el brevísimo camino de sus acciones para venir a Mí y estrecharse, aliviarme de tantas aflicciones que me dan las criaturas.”
    profile
  • Vol 18. Noviembre 12, 1925 » Libro de cielo. Luisa Piccarreta
    Quien es llamado como cabeza de una misión, debe encerrar todos los bienes pertenecientes a aquella misión para comunicarlos a los demás. Es costumbre de la Sabiduría eterna establecer los actos de la criatura para dar cumplimiento al bien que quiere hacer en ella.
    Estaba fundiéndome según mi costumbre en el Santo Querer Divino, y mi dulce Jesús moviéndose en mi interior me ha estrechado toda a Sí, y se ha puesto en actitud de darme una lección y de corregirme, y me ha dicho:
    "Hija mía, sé atenta en hacer tus actos en mi Voluntad, tú debes saber que quien es llamado como cabeza de una misión, cuanto más encierra del bien perteneciente a esa misión tanto más bien podrá comunicar a los demás; esos bienes serán como tantas semillas que prestará a los demás, a fin de que quien tenga la fortuna de querer adquirir esos gérmenes se volverá poseedor de la cosecha de esas semillas. Esto sucedió en Adán, que siendo el primer hombre fue constituido cabeza de todas las generaciones, y siendo él la cabeza se volvía necesario que debía poseer los gérmenes para poder dar a los demás lo que es necesario para el desarrollo de la vida humana; si luego estos gérmenes han sido agrandados, explicados, más conocidos según la buena voluntad de las generaciones siguientes, por la capacidad y aplicación que han hecho sobre aquellos mismos gérmenes, pero Adán los tenía todos en sí, y se puede decir que todo viene de él; así que se pude decir que al ser creado por Dios fue dotado de todas las ciencias; lo que los demás aprenden con tantas fatigas, él lo poseía como don en modo sorprendente; así que poseía el conocimiento de todas las cosas de esta tierra, tenía la ciencia de todas las plantas, de todas las hierbas, y la virtud que cada una de ellas contenía, tenía la ciencia de todas las especies animales y de cómo debía usar de ellos, tenía la ciencia de la música, del canto, de la escritura, de la medicina, en suma, de todo; y si las generaciones poseen cada una su ciencia especial, Adán las poseía todas. Ve entonces que quien debe ser cabeza es necesario que encierre en sí todo el bien que debe participar a los demás.
    Así es de ti hija mía, como te he llamado como cabeza de una misión especial, más que a nuevo Adán, y no se trata de las ciencias humanas sino de la ciencia de las ciencias, la cual es mi Voluntad, ciencia toda de Cielo, quiero que encierres en ti todos los gérmenes que mi Voluntad contiene, y por cuantos más actos hagas en Ella, y por cuantos más conocimientos adquieras, tantos más rayos de Luz pondrás al Sol de mi Voluntad; y así, habiendo mayor plenitud de Luz, más se podrá difundir para bien de las generaciones, de modo que tocadas por la plenitud de la Luz, podrán conocer con más claridad el bien que contiene mi Voluntad, qué significa vivir en Ella, y el gran bien con el cual quedan enriquecidas. Sucederá como sucede con el sol, que como posee tanta plenitud de luz, puede con facilidad tomar como en un puño a toda la tierra, calentarla, iluminarla y fecundarla, de modo que todos pueden conocer, quién más, quién menos, el bien que hace con llevar su luz a todos; pero si el sol en lo alto de su esfera fuera pobre de luz, no podría la luz que desciende a lo bajo iluminar plenamente toda la tierra, a lo más a una pequeña parte de la tierra que girara más cercana al sol. Y si al sol que debía iluminar naturalmente a la tierra le di tal plenitud de luz para el bien de todas las generaciones, mucho más quiero llenar de plenitud de Luz el Sol de mi Voluntad, que debe iluminar las almas, calentarlas y poner en ellas la fecundidad del germen de la Santidad Divina. Ahora, así como elegí a Adán como cabeza, así como elegí un punto del cielo donde fijar el centro del sol que debía iluminar a la tierra, así te he elegido a ti como centro del Sol de mi Voluntad, y debe ser tanta la plenitud de la Luz, que todos podrán gozar y ser investidos por esta Luz, y hacerla cada uno como cosa propia, por eso se necesitan tus actos completos en mi Voluntad y los conocimientos que Yo te voy manifestando, para formar la plenitud de esta Luz.
    Es costumbre de la Sabiduría Eterna establecer los actos de la criatura que son necesarios para dar cumplimiento al bien que le quiere hacer; esto sucedió para que viniera a la tierra la Redención del Verbo Eterno, se necesitó el curso de cuatro mil años, y para este intervalo de tiempo estaban establecidos todos los actos que debían hacer las criaturas para disponerse a merecer el gran bien de la Redención y todas las gracias y conocimientos que debía dar la Suprema Majestad para hacer conocer el mismo bien que debía llevar el descendimiento del Verbo en medio de ellas. He aquí el por qué de los patriarcas, de los santos padres, de los profetas y todos los buenos del antiguo testamento, los cuales, con sus actos debían hacer el camino, la escalera para llegar al cumplimiento de la Redención ansiada; pero esto no basta, por cuan buenos y santos eran sus actos, estaba el muro altísimo del pecado original que mantenía la división entre ellos y Dios, he aquí el por qué se necesitó una Virgen concebida sin mancha original, inocente, santa y enriquecida por Dios con todas las gracias, la cual hizo como suyos todos los actos buenos del curso de los cuatro mil años, los cubrió con su inocencia, santidad y pureza, de modo que la Divinidad veía aquellos actos a través de los actos de esta inocente y santa criatura, la cual no sólo abrazó todos los actos de los antiguos, sino que Ella con los suyos los superó a todos, y por eso obtuvo el descendimiento del Verbo a la tierra. A todos los actos buenos de los antiguos, les sucedió como a quien tiene mucho oro y plata, pero en aquellos metales preciosos no esta acuñada la imagen del rey que es lo que da el valor de moneda al metal, y si bien por sí mismo contiene valor, pero no puede llamarse valor de moneda que pueda correr con derecho en el reino; pero supón que aquel oro o plata fueran adquiridos por el rey, y dándoles forma de moneda acuñara sobre ella su imagen, entonces aquel oro adquirirá el derecho de moneda. Así hizo la Virgen, sobre aquellos actos acuñó su Inocencia, su Santidad, el Querer Divino que Ella poseía íntegro, y los presentó todos juntos a la Divinidad y obtuvo el Redentor ansiado. Así que la Virgen completó todos los actos que se necesitaban para hacer descender el Verbo a la tierra; pero no terminó aquí, para hacer que el Redentor tuviera su campo de acción en la tierra y para hacer que cualquiera que lo quisiera pudiera servirse de aquellos actos como monedas para comprarse el Cielo, se necesitaba el sello de la Inocencia, Santidad y Querer Divino, se necesitaba el sello del obrar del mismo Verbo para hacer subir al hombre al Cielo. Si el sello de la Virgen bastó para hacerme descender en medio de las criaturas, para hacer subir al hombre se necesitaba mi obrar divino; y he aquí por esto que Yo abracé e hice míos todos aquellos actos, suplí a todos, cumplí todo y por todos puse el sello divino a todos los actos buenos, desde el primero hasta el último hombre que vendrá a la tierra, y este sello fue hecho por Mí con penas inauditas y con el desembolso de mi sangre, y así di como rey magnánimo la moneda a todos para comprarse el Cielo. Todo esto estaba establecido por la Sabiduría Increada, y ni siquiera un acto podía faltar de todo esto para venir a cumplimiento la Redención.
    Ahora hija mía, así como fue de la Redención así es de mi Voluntad. Para hacerla conocer y hacerla reinar como acto primero de vida en la criatura se necesita el cumplimiento de los actos; también tú, a ejemplo de mi Celestial Mamá y del mío, debes en mi misma Voluntad abrazar todos los actos hechos en el antiguo testamento, los de la Reina del Cielo, aquellos hechos por Mí, aquellos que se hacen y que se harán por todos los buenos y santos hasta el último de los días, y a todos les pondrás tu sello de correspondencia de amor, de bendición, de adoración, con la Santidad y Potencia de mi Voluntad, nada te debe escapar. Mi Voluntad abraza todo, también tú debes abrazar todo y a todos, y poner en ellos en el primer puesto de honor, sobre todos los actos de las criaturas a mi Voluntad. Ella será tu sello, con el cual sellarás la imagen de mi Voluntad sobre todos los actos de las criaturas. Por eso tu campo es vasto; te quiero ver correr en mi Voluntad sobre todas las gracias y prodigios que hice en el antiguo testamento para darme tu correspondencia de amor y de agradecimiento, en los actos de los patriarcas y profetas para suplir su amor, no hay acto en el que no te quiera encontrar, no me sentiría satisfecho ni contento si no te encontrase en todos los actos de las criaturas que se han hecho y se harán, ni tú podrías decir que has completado todo en mi Voluntad, te faltaría alguna cosa del verdadero vivir en mi Querer. Por eso sé atenta si quieres que la plenitud de la Luz sea suficiente para poder iluminar con el Sol de mi Voluntad a todas las gentes. Quien quiera dar luz a todos debe abrazar a todos como en un solo abrazo, con el hacerse vida y suplemento de todo y de todos. ¿No es tal vez mi Voluntad vida de todo? Y como esta vida viene correspondida con tantas amarguras, ¿no se necesita entonces quién corra en todos para endulzar estas amarguras con el sustituirse como acto de vida con mi misma Voluntad por cada acto de la ingrata criatura?"
    profile
  • Los bienes de valor infinito de la Santa Misa.
    "En la Santa Misa se elevan oraciones por los allí presentes y por todos los que viven en el mundo, especialmente por los creyentes". San Ireneo

    "Si supiéramos lo que ganamos con una Santa Misa, nos moriríamos de emoción".

    Santo Cura de Ars
    profile
  • ¿Conoces 13 animales con simbología cristiana? Aquí los explicamos http://creoendios.blogspot.com.es/2017/01/simbolos-cristianos-ii-animales.html
    profile
  • UN DÍA COMO HOY: Enero 21, 1907 - Vol 7

    QUIEN SIEMPRE AMA A JESÚS NO LO PUEDE DESAGRADAR.

    Encontrándome en mi habitual estado estaba diciendo en mi interior: “Señor, haz que sea toda tuya y que esté siempre, siempre contigo y que jamás me separe de Ti; pero mientras yo esté contigo no permitas que yo sea aguijón que te amargue, que te dé fastidio, que te dé disgustos, sino puntal que esté en Ti para sostenerte cuando estás cansado y oprimido, que te consuele cuando estés fastidiado de las otras criaturas.”

    Mientras esto decía, el bendito Jesús me ha dicho:

    “Hija mía, quien está en continua actitud de amarme está siempre conmigo, y no puede ser jamás aguijón que pueda darme fastidio, sino puntal que me sostiene, me consuela, me endulza, porque el verdadero amor tiene la propiedad de hacer feliz a la persona amada, y además, quien siempre me ama no podrá jamás desagradarme, porque el amor absorbe toda la persona, a lo más podrá haber pequeñas cosas que el alma misma ni siquiera advierte que me puedan desagradar, y el amor mismo toma el empeño de purificarla para hacer que Yo pueda encontrar siempre en ella mis delicias.”
    profile
  • Vol 17. Abril 15, 1925 »
    La misión de la Divina Voluntad es eterna, y es propiamente la misión de nuestro Padre Celestial.
    Escribo sólo por obedecer y con gran repugnancia. Habiendo leído un santo sacerdote mis escritos, me había mandado a decir que en ciertos capítulos el bendito Jesús me exaltaba demasiado, hasta llegar a decirme que me ponía cercana a su Mamá Celestial para que fuese mi modelo. Al oír esto me he sentido confundida y turbada, recordaba haberlo escrito sólo por obedecer y con suma repugnancia, ya que estaba ligada a la misión de hacer conocer la Divina Voluntad, y me lamentaba con mi Jesús por haberme dicho esto, mientras que yo soy tan mala, y que sólo Él sabe todas mis miserias. Esto me confundía y me humillaba tanto, que no podía estar en paz; sentía tal distancia entre mí y la Madre Celestial, como si hubiera un abismo de distancia entre mí y Ella. Entonces, mientras me encontraba tan turbada, mi amable Jesús ha salido de dentro de mi interior y estrechándome fuerte entre sus brazos, para infundirme la paz me ha dicho:
    "Hija mía, ¿por qué te turbas tanto? ¿No sabes tú que la paz es la sonrisa del alma, es el cielo azul y sereno donde el Sol Divino hace refulgir más vívida su Luz, tanto, que ninguna nube puede aparecer en el horizonte y ocultar la Luz? La paz es el rocío benéfico que vivifica todo y adorna al alma de una belleza raptora y atrae el beso continuo de mi Querer sobre ella. Y además, ¿qué cosa hay que se oponga a la verdad? ¿Dónde está ese exaltarte demasiado? Sólo porque te dije que te ponía junto a mi Divina Madre, porque habiendo sido Ella la depositaria de todos los bienes de la Redención y como Madre mía, como Virgen, como Reina, la ponía a la cabeza de todos los redimidos, dándole una misión distinta, única y especial, que a ningún otro le será dada, los mismos apóstoles y toda la Iglesia de Ella dependen y de Ella reciben, no hay bien que Ella no posea, todos los bienes salen de Ella; era justo que como mi Madre, debía confiar a su corazón materno todo y a todos, abrazar todo y poder dar todo a todos, esta misión era sólo de mi Madre. Ahora te repito, que así como a mi Mamá Yo la ponía a la cabeza de todos y ponía en Ella todos los bienes de la Redención, así escogía a otra virgen, a la cual la ponía junto a mi Madre, dándole la misión de hacer conocer mi Divina Voluntad. Y si grande es la Redención, más grande aún es mi Voluntad; y así como en la Redención hubo un principio en el tiempo, no en la eternidad; así mi Voluntad Divina, si bien eterna, debía tener su principio en el tiempo para hacerse conocer; por eso, siendo mi Voluntad que existe en el Cielo y en la tierra y siendo la sola, la única que posee todos los bienes, debía escoger una criatura en la cual debía confiar el depósito de sus conocimientos, como a una segunda madre hacerle conocer los méritos, el valor, las prerrogativas a fin de que la amase, y celosa conservara el depósito; y así como mi Madre Celestial, verdadera depositaria de los bienes de la Redención, es magnánima en darlos a quien los quiera, así esta segunda madre será magnánima en hacer conocer a todos el depósito de mis enseñanzas, su Santidad y el bien que quiere dar mi Divina Voluntad, cómo Ella vive desconocida en medio de las criaturas y cómo desde el principio de la creación del hombre Ella suspira, ruega y suplica que el hombre regrese a su principio, esto es en mi Voluntad, y que le sean restituidos los derechos de su soberanía sobre las criaturas. Mi Redención fue una y me serví de mi amada Madre para cumplirla; mi Voluntad es también una y me debo servir de otra criatura, que poniéndola como a la cabeza y haciendo en ella el depósito, me debía servir para hacer conocer mis enseñanzas y cumplir los designios de mi Divina Voluntad. Entonces, ¿dónde está ese exaltarte demasiado? ¿Quién puede negar que sean dos misiones únicas y similares, la Redención y el cumplimiento de mi Voluntad, que dándose la mano las dos, mi Voluntad hará completar los frutos de la Redención y restituirnos los derechos de la Creación, poniendo en ella el sello a la finalidad por la cual todas las cosas fueron creadas? Es por eso que nos interesa tanto este conocimiento de la misión de nuestra Voluntad, porque ninguna otra hará tanto bien a las criaturas como ésta, será como cumplimiento y corona de todas nuestras obras.
    Además de esto, se dice de David que fue imagen mía, tanto, que todos sus salmos revelan mi Persona; de San Francisco de Asís, que fue una copia fiel mía; en el santo evangelio se dice, ni más ni menos, sean perfectos como perfecto es vuestro Padre que está en los Cielos; se añade también que ninguno entrará en el reino de los Cielos si no es similar a la imagen del Hijo de Dios, y tantas otras cosas. De todos estos no se dice que han sido exaltados demasiado y que no son cosas conforme a la verdad dicha por mi misma boca; ahora, sólo porque he dicho que a ti te quería comparar a la Virgen, hacerte su copia fiel, ¿te he exaltado demasiado? Así que, comparada a Mí no era exaltarte, ni tenían dudas ni dificultades; comparada a la Virgen es demasiada exaltación. Esto significa que no han comprendido bien la misión del conocimiento de mi Voluntad; es más, te repito que no sólo te pongo como pequeña hija junto a Ella en su regazo materno a fin de que te guíe, te enseñe cómo debes imitarla para llegar a ser su copia fiel con hacer siempre la Divina Voluntad, y así de su regazo pasar al regazo de la Divinidad, porque la misión de mi Voluntad es eterna, y es propiamente la misión de Nuestro Padre Celestial, que no quiere otra cosa, sino que ordena, exige que su Voluntad se conozca y se ame a fin de que se haga como en el Cielo así en la tierra. Así tú, haciendo tuya esta misión eterna e imitando al Padre Celestial, no debes querer otra cosa sobre ti y sobre de todos, sino que mi Voluntad sea conocida, amada y cumplida. Y además, cuando la criatura se exalta a sí misma, hay mucho que pensar, pero cuando ella está en su lugar y Yo la exalto, a Mí todo me es lícito, de hacer llegar a la criatura a donde quiero y como quiero, por eso fíate de Mí y no te preocupes."
    profile
  • La Eucaristía infunde en el corazón del hombre el amor sobrenatural.
    La Eucaristía, infundiendo en el corazón del hombre una nueva energía -el amor sobrenatural-, refuerza, encauza y purifica el afecto humano, haciéndolo más sólido y más auténtico.

    Cuando tiene a Dios en su pecho, todo el hombre queda armonizado en sí mismo...

    En el Divino Sacramento el Señor está sumido en el silencio para escucharnos.

    Beato Juan XXIII
    profile
  • CONTIGO, SEÑOR, MIS PRIMEROS PASOS
    Para apoyarte en aquello que, para el mundo y para nosotros,
    Tú tienes pensado
    Y trabajar, sin desmayo ni tregua,
    para que muchos o algunos encuentren su felicidad en Ti.

    CONTIGO, SEÑOR, MIS PRIMEROS PASOS
    Porque, cuando me dices “sígueme”
    siento que, todavía, no te conozco lo suficiente.
    Que, soy cristiano sin saber lo qué significa
    y que me da miedo seguirte por lo que ello implica.

    CONTIGO, SEÑOR, MIS PRIMEROS PASOS
    Porque, cada día, nos das una oportunidad para seguirte.
    Una hora en la que decir “sí” o un “no”.
    Porque, siendo jóvenes, mayores o ancianos.
    Tú pasas por la orilla de nuestra vida
    pidiendo algo tan grande como personas
    que crean, esperen y te amén a Ti, Señor.

    ¿DARÉ MIS PRIMEROS PASOS, SEÑOR?
    ¿Dejaré algo por Ti?¿Haré algo por tu Reino?
    ¿Sacaré mis excusas para quedarme sentado en lo mío?

    ¿CÓMO DAR MIS PRIMEROS PASOS, SEÑOR?
    ¡Ah! ¡Ya lo sé, Señor! Dejando que Tú, conviertas todo lo que en mí,
    está un tanto desorientado y pervertido.
    ¡Gracias, Señor!

    Oración: P. Javier Leoz
    profile
  • Comparto y recen la mejor jaculatoria por la paz mundial con sustento bíblico:
    “Oh Dios Mío en el nombre de Jesús e invocando el nombre de Jesús te pedimos para que sí haya paz y tranquilidad en todo el mundo hasta el fin de los tiempos, sin guerras, ni desastres naturales, ni terremotos. Y todos sí nos salvemos. Amén”.
    *Fundamento bíblico: En el Evangelio de Juan capítulo 14 versículo 13 y 14 dice: "Todo lo que pidan a Dios en el nombre de Jesús e invocando el nombre de Jesús será concedido". Y en Romanos capítulo 10 versículo 13 dice: "Todo el que invoque el nombre de Jesús se salvará".
    Por favor propagar y reenviar esta oración a otras personas.
    Saludos y Muchas Gracias!
    profile
  • Recen y difundan las oraciones urgentes y breves que le debemos decir a Dios para que haya paz y tranquilidad en todo el mundo que son (con sustento bíblico):
    Recemos: “A tí Dios Padre te pido por los méritos de la pasión de Jesús y en el nombre de Jesús y a la Virgen María para que no hayan guerras, ni bombardeos, ni terremotos, ni temblores, ni desastres naturales en todo el mundo Y HAYA PLENA Y TOTAL PAZ EN TODO MEDIO ORIENTE Y HAYA PLENA PAZ EN TODO COREA DEL NORTE, Y HAYA PAZ EN TODO ALEPO, Y HAYA PLENA PAZ EN TODA SIRIA Y HAYA PAZ ENTRE PERU Y CHILE, Y HAYA PAZ EN TODA UCRANIA, y haya paz en todo África, y haya paz en todo Irak, y haya paz en toda Gaza, y haya paz en toda Venezuela, y haya paz entre Los Estados Unidos y Venezuela, Y NO HAYA ECLAVITUD EN TODO EL MUNDO, Y NO HAYAN PERSECUSIONES RELIGIOSAS EN TODO EL MUNDO, Y TODO ELLO HASTA EL FIN DE LOS TIEMPOS, y que haya paz entre los Estados Unidos y Corea del Norte, y que la Iglesia Católica solucione sus problemas, Y HAYA PAZ PARA LOS CRISTIANOS EN IRAK. Amén.
    A tí Dios Padre en el nombre de Jesús, invocando el nombre de Jesús y por los méritos de la pasión de Jesús y por el amor que nos tienes te pedimos para que haya paz en todo el mundo y no hayan guerras en todo el mundo y no hayan consecuencias de los pecados ni más pecados en todo el mundo y para que todos y el todo se salve ahora y siempre. Amén.
    Y pedimos así: A tí Dios Padre en el nombre de Jesús te pedimos para que todo lo malo que puede suceder antes de la segunda venida de Jesús no llegue a suceder y no haya más calentamiento global, ni abortos, ni eutanasia, ni homosexualidad en todo el mundo. Amén”. (Dios espera que le digas todo esto una vez todos los días, como mínimo y propaga estas oraciones).
    *Sustento bíblico: En el Evangelio de San Juan capítulo 14 versículo 13 y 14 dice: Todo lo que pidan a Dios Padre en el nombre de Jesús será concedido, y todo lo que pidan invocando el nombre de Jesús también será concedido. Además pedir “por los méritos de la pasión de Jesús” se nombra en el diario de Sor Faustina y en el Vía Crucis de San Alfonso Ligorio como algo importante para que lo que pidamos a Dios sea concedido. Y en Romanos capítulo 10 versículo 13 dice: "Todo el que invoque el nombre de Jesús se salvará
    profile
  • Comparto para que lean gratis y difundan un libro sobre la Virgen María en los dramas del mundo con cientos de citas bibliográficas e investigación y está en: http://www.mariologiaenlosdramasactuales.blogspot.com/
    profile
  • Lea lo que dice el Papa Francisco acerca de la ideología de género, la homosexualidad y el aborto que está en: http://www.catolicoaldia.blogspot.com/
    profile
  • ¡Mi Misa es mi vida, y mi vida es una Misa prolongada!
    ¡Qué horizontales se abren aquí a la vida cristiana! La Misa centro de todo el día y de toda la vida. Con la mira puesta en el sacrificio eucarístico, ir siempre atesorando sacrificios que consumar y ofrecer en la Misa!

    ¡Mi Misa es mi vida, y mi vida es una Misa prolongada!

    San Alberto Hurtado
    profile
  • Vol 17. Octubre 23, 1924 » La Divina Voluntad obrante y dominante en la criatura forma un dulce encanto a las pupilas divinas y desarma la Justicia Divina.
    Paso días amargos por la privación de mi dulce Jesús. ¡Oh! cómo lloro por su amable presencia, aun el solo recuerdo de sus dulces palabras son heridas a mi pobre corazón y digo entre mí: "¿Y ahora dónde está? ¿A dónde dirigió sus pasos? ¿Dónde podría encontrarlo? ¡Ay! todo ha terminado, no lo veré más, no escucharé más su voz, no más rezaremos juntos, ¡cómo es dura mi suerte, qué desgarro, qué pena! ¡Ah Jesús, cómo has cambiado! Cómo, ¿has huido de mí? Pero si bien lejos, te mando en alas de tu Querer, donde estés, mis besos, mi amor, mi grito de dolor que te dice: Ven, regresa a la pobre exiliada, a la pequeña recién nacida que no puede vivir sin Ti." Pero mientras esto y más decía, mi amable Jesús se ha movido en mi interior, y extendiéndome sus brazos me ha estrechado fuerte, fuerte, y yo le he dicho: "Mi vida, mi Jesús, no puedo más, ayúdame, dame la fuerza, no me dejes más, llévame contigo, me quiero ir." Y Jesús interrumpiendo mi hablar me ha dicho:
    "Hija mía, ¿no quieres hacer mi Voluntad?"
    Y yo: "Claro que quiero hacer tu Voluntad, pero también en el Cielo está tu Voluntad, así que si hasta ahora la he hecho en la tierra, de ahora en adelante quiero ir a hacerla en el Cielo. Por eso, pronto, llévame, no me dejes más, siento que no puedo más, ten piedad de mí."
    Y Jesús de nuevo: "Hija mía, tú no sabes qué cosa es mi Voluntad en la tierra, se ve que después de tantas lecciones mías no lo has entendido bien. Debes saber que el alma que hace vivir mi Voluntad en ella, conforme reza, conforme sufre, obra, ama, etc., etc., forma un dulce encanto a las pupilas divinas, de manera que encierra en ese encanto, con sus actos, la mirada de Dios, de modo que raptado por la dulzura de este encanto, muchos castigos que se atraen las criaturas con sus graves pecados, este encanto tiene virtud de impedir que mi Justicia se derrame con todo su furor sobre la faz de la tierra, porque también mi Justicia siente el encanto de mi Voluntad que obra en la criatura. ¿Te parece poco que el Creador vea en las criaturas, viviendo aún sobre la tierra, su Voluntad obrante, triunfante, dominante, con esa misma libertad con la cual obra y domina en el Cielo? Este encanto no está en el Cielo, porque mi Voluntad en mi reino domina como en su casa y el encanto viene formado en Mí mismo, no fuera de Mí, así que soy Yo, es mi Voluntad la que encanta con una fuerza raptora a todos los bienaventurados, de manera que sus pupilas están encerradas en mi encanto para gozar eternamente, así que no ellos me forman el dulce encanto, sino Yo a ellos, así que mis pupilas están libres, no sufren ninguna fascinación. En cambio mi Voluntad, viviendo en la criatura que navega en el exilio, es obrante y dominante en casa de la criatura, lo que es más maravilloso, y es por esto que me forma el encanto, me fascina y hace sentir a mi mirada un atractivo tal, que me rapta a fijar mis pupilas en ella, sin poder separarlas. ¡Ah! tú no sabes cuán necesario es este encanto en estos tiempos. Cuántos males vendrán, los pueblos se verán obligados a devorarse uno al otro, serán tomados de tal rabia de ensañarse el uno contra el otro, pero la culpa mayor es de los jefes y gobernantes. ¡Pobres pueblos! Tienen por jefes y gobernantes a verdaderos carniceros, diablos encarnados que quieren hacer carnicería de sus hermanos. Si los males no debieran ser graves, tu Jesús no te dejaba como privada de Él; tú temes que sea por otra cosa por lo que te privo de Mí, no, no, está segura, es mi Justicia, que privándote de Mí quiere desgravarse sobre las criaturas; tú no salgas jamás de mi Voluntad, a fin de que su dulce encanto pueda evitar a los pueblos males mayores."
    profile
  • hna carina como esta? espero que bien , que es de su vida Dios la bendiga
    profile
  • Vol 17. Septiembre 22, 1924 » Libro de cielo. Luisa Piccarreta
    Rabia diabólica porque se escribe sobre la Divina Voluntad. El vivir en el Divino Querer lleva consigo la pérdida de cualquier derecho de voluntad propia.
    Continúo: Mientras escribía lo que está dicho arriba, veía a mi dulce Jesús que apoyaba su boca en la parte de mi corazón y con su aliento me infundía las palabras que estaba escribiendo, y al mismo tiempo oía un horrible escándalo a lo lejos, como de personas que se peleaban y golpeaban con tanto estrépito que infundía espanto. Y yo, dirigiéndome a mi Jesús le he dicho:
    "Jesús mío, amor mío, ¿quienes son los que hacen tanto escándalo? Me parecen demonios enfurecidos, ¿qué cosa quieren que se pelean tanto?
    Y Jesús: "Hija mía, son precisamente ellos, quisieran que tú no escribieras sobre mi Voluntad, y cuando te ven escribir verdades más importantes sobre el vivir en mi Querer sufren un doble infierno, y atormentan de más a todos los condenados, temen tanto que puedan publicarse estos escritos sobre mi Voluntad, porque ven perdido su reino sobre la tierra, adquirido por ellos cuando el hombre, sustrayéndose de la Voluntad Divina, dio libre paso a su voluntad humana. ¡Ah! sí, fue precisamente entonces cuando el enemigo adquirió su reino sobre la tierra; y si mi Querer pudiese reinar sobre la tierra, el enemigo, él mismo se escondería en los más oscuros abismos. He aquí por qué se pelean con tanto furor, sienten la Potencia de mi Voluntad en estos escritos, y ante la sola duda de que pueden salir fuera, montan en furia y buscan con todo su poder el impedir un bien tan grande. Tú no les hagas caso, y por esto aprende a apreciar mis enseñanzas."
    Y yo: "Jesús mío, siento que se necesita tu mano omnipotente para hacerme escribir lo que Tú dices sobre el vivir en tu Querer debido a las tantas dificultades que los demás ponen, especialmente cuando me repiten: ¿Será posible que ninguna otra criatura haya vivido en tu Santísima Voluntad? Me siento tan aniquilada que quisiera desaparecer de la faz de la tierra, a fin de que nadie más me vira, pero a pesar mío estoy obligada a permanecer para cumplir tu Santa Voluntad."
    Y Jesús: "Hija mía, el vivir en mi Querer lleva consigo la pérdida de cualquier derecho de voluntad propia, todos los derechos son por parte de la Voluntad Divina, y si el alma no pierde los propios derechos, no se puede decir verdadero vivir en mi Querer, a lo más se puede decir vivir resignada, uniformada, porque el vivir en mi Querer no es la sola acción que haga según mi Voluntad, sino es que todo el interior de la criatura no dé lugar ni a un afecto, ni a un pensamiento, ni a un deseo, ni siquiera a un respiro en el cual mi Querer no tenga su lugar; ni mi Querer toleraría aun un afecto humano del cual Él no fuera la vida; tendría asco de hacer vivir al alma en mi Voluntad con sus afectos, pensamientos, etc., que pudiera tener una voluntad humana. ¿Y crees tú que sea fácil que un alma voluntariamente pierda sus propios derechos? ¡Oh, cómo es difícil! Es más, hay almas que cuando llegan al punto de perder todos los derechos sobre su voluntad se echan para atrás, y se contentan con llevar una vida mediana, porque el perder los propios derechos es el más grande sacrificio que puede hacer la criatura, y que dispone a mi Bondad a abrirle las puertas de mi Querer, y haciéndola vivir en Ella, recompensarla con mis derechos divinos. Por eso sé atenta y no salgas jamás de los confines de mi Voluntad."
    profile
  • ¿Cuáles son los frutos y efectos que recibimos en la Comunión?
    E.- La Comunión nos preserva de futuros pecados mortales.

    La Eucaristía hace la Iglesia.

    Los que reciben la Eucaristía se unen más estrechamente a Cristo. Por ello mismo, Cristo une a todos los fieles en un solo cuerpo: La Iglesia.

    La comunión renueva, fortifica, profundiza esta incorporación a la Iglesia realizada ya por el Bautismo. En el Bautismo fuimos llamados a no formar más que un solo cuerpo.

    La Eucaristía realiza esta llamada: "El cáliz de bendición que bendecimos, ¿no es acaso comunión con la Sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el Cuerpo de Cristo? Porque aun siendo muchos, un solo pan y un solo cuerpo somos, pues todos participamos de un solo pan" (1 Co 10, 16-17).

    Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1396
    profile
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    groups.wall
  • TU GRITO

    Tu grito en súplica encendida
    es el grito de Dios en carne humana,
    tu grito atraviesa la temprana
    creación que tiembla ensordecida.

    Tu grito es un volcán y es una herida
    donde cesa mi grito, donde sana
    mi herida, donde vuelve la mañana
    por tu noche, de tu muerte a mi vida.

    Tu grito de los hombres levantando,
    oración de Dios que a Dios se eleva,
    el dolor en tu voz al infinito.

    De la cuna a la cruz, Padre de Eva,
    ¿cómo no escuchará Dios tu grito
    si es Dios mismo el que está gritando?

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Madre Inmaculada, de la que brotó la cepa Jesús, que ni un instante deje yo de ser sarmiento adherido a Él por Ti”.

    Beato Manuel González.
    profile
  • LA ORACIÓN HACE CRECER LA ESPERANZA. 00:00
    LA ORACIÓN HACE CRECER LA ESPERANZA. Catequesis de Papa, Miércoles, 18/01/17.
     
    www.youtube.com Ver mapa mas grande
  • UN DÍA COMO HOY: Enero 17, 1921 - Vol 12

    EL FIAT DE LUISA ES EL CUMPLIMIENTO DEL PADRE NUESTRO.

    Mi pobre mente me la sentía inmersa en el mar inmenso del Querer Divino, por todas partes veía la marca del Fiat, la veía en el sol y me parecía que el eco del Fiat en el sol me traía el Amor Divino que me hiere y me saetea; y yo, sobre las alas del Fiat en el sol, subía hasta el Eterno y llevaba a nombre de toda la familia humana el amor que saeteaba a la Majestad Suprema, que lo hería, y decía: “En tu Fiat me has dado todo este amor y sólo en el Fiat puedo regresártelo.” Miraba las estrellas y en ellas veía el Fiat, y este Fiat me traía en sus dulces y mansos destellos el amor pacífico, el amor dulce, el amor escondido, el amor de compasión en la misma noche de la culpa, y yo en el Fiat de las estrellas llevaba al trono del Eterno, a nombre de todos, el amor pacífico para poner paz entre Cielo y tierra, el amor dulce de las almas amantes, el amor escondido de tantas otras, el amor de las criaturas después de la culpa cuando vuelven a Dios. ¿Pero quién puede decir todo lo que comprendía y hacía en tantos Fiat, de los cuales veía cubierta a toda la Creación? Si yo lo quisiera decir me alargaría demasiado, por eso pongo punto.

    Después mi dulce Jesús ha tomado mis manos entre las suyas, y estrechándolas fuerte me ha dicho:

    “Hija mía, el Fiat está todo lleno de Vida, es más, es la misma Vida, y por eso de dentro del Fiat salen todas las vidas y todas las cosas. De mi Fiat salió la Creación, por eso en cada cosa creada se ve la marca del Fiat; del Fiat Mihi de mi amada Mamá, dicho en mi Querer, el cual tuvo la misma Potencia de mi Fiat Creador, salió la Redención, así que no hay cosa de la Redención que no contenga la marca del Fiat Mihi de mi Mamá; aun mi misma Humanidad, mis pasos, mis obras, mis palabras, estaban sellados por el Fiat Mihi de Ella; mis penas, mis llagas, las espinas, la cruz, mi sangre, todo tenía el sello de su Fiat Mihi, porque todas las cosas llevan el sello y la marca del origen de donde han salido. Mi origen en el tiempo fue el Fiat Mihi de mi Inmaculada Mamá, por eso todo mi obrar lleva el sello de su Fiat Mihi. Así que en cada hostia sacramental está su Fiat Mihi, si el hombre surge de la culpa, si el recién nacido es bautizado, si el Cielo se abre para recibir las almas, es el Fiat Mihi de mi Mamá que sella, que sigue y procede a todo. ¡Oh Potencia del Fiat, Él surge a cada instante, se multiplica, se hace vida de todos los bienes!

    Ahora quiero decirte por qué te he pedido tu Fiat, tu ‘sí’ en mi Querer: La oración que enseñé, el ‘Fiat Voluntas Tua Sicut in Coelo et in Terra’, esta oración de tantos siglos, de tantas generaciones, quiero que tenga su cumplimiento. He aquí por qué quiero otro ‘sí’ en mi Querer, otro Fiat que contenga la Potencia creadora, quiero el Fiat que surge a cada instante, que se multiplica a todos, quiero en un alma mi mismo Fiat que suba a mi trono y con su Potencia creadora lleve a la tierra la Vida del Fiat como en el Cielo así en la tierra.”

    Yo, sorprendida y aniquilada al oír todo esto, he dicho: “Jesús, ¿qué dices? Tú sabes lo mala y lo incapaz que soy para todo.”

    Y Él: “Hija mía, es mi costumbre elegir las almas más abyectas, incapaces y pobres para mis obras más grandes; mi misma Mamá nada de extraordinario tenía en su vida exterior, ningún milagro, ninguna señal tenía que la hiciera distinguirse de las demás mujeres, su único distintivo era su perfecta virtud, que a muy pocos llamaba la atención; y si a los demás santos les he dado el distintivo de los milagros y a otros los he adornado con mis llagas, a mi Mamá nada, nada, sin embargo era el portento de los portentos, el milagro de los milagros, la verdadera y perfecta crucificada, ningún otro similar a Ella.

    Yo tengo la costumbre de hacer como un amo que tiene dos servidores, uno parece un gigante hercúleo, hábil para todo; el otro, pequeño, débil, inhábil, parece que no sabe hacer nada, ningún servicio importante y el amo, si lo tiene, es más por caridad que por otra cosa. Ahora, debiendo enviar una altísima suma de dinero a un país lejano, ¿qué hace? Llama al pequeño, al inhábil y le confía la gran suma y dice para sí: ‘Si la confío al gigante, todos le pondrán atención, los ladrones lo asaltarán, lo pueden robar, y si con su fuerza hercúlea se defiende, puede quedar herido; sé que él es valiente, pero quiero protegerlo, no quiero exponerlo a un evidente peligro; en cambio este pequeño, sabiéndolo inhábil, ninguno le pondrá atención, ninguno podrá pensar que pueda yo confiarle una suma tan importante, y volverá sano y salvo.’ El pobre inhábil se asombrará de que su amo confíe en él mientras podía servirse del gigante, y todo tembloroso y humilde va a entregar la gran suma sin que ninguno se haya dignado mirarlo, y sano y salvo regresa a su amo, más tembloroso y humilde que antes. Así hago Yo, cuanto más grande es la obra que quiero hacer, tanto más escojo almas pequeñas, pobres, ignorantes, sin ninguna exterioridad que las señale, su estado de pequeñez sirve como segura custodia de mi obra, los ladrones de la propia estima, del amor propio no le pondrán atención, conociendo su inhabilidad y ella, humilde y temblorosa desempeñará el oficio confiado por Mí, conociendo que no ella, sino Yo, he hecho todo en ella.”
    groups.wall
  • UN DÍA COMO HOY: Enero 17, 1921 - Vol 12

    EL FIAT DE LUISA ES EL CUMPLIMIENTO DEL PADRE NUESTRO.

    Mi pobre mente me la sentía inmersa en el mar inmenso del Querer Divino, por todas partes veía la marca del Fiat, la veía en el sol y me parecía que el eco del Fiat en el sol me traía el Amor Divino que me hiere y me saetea; y yo, sobre las alas del Fiat en el sol, subía hasta el Eterno y llevaba a nombre de toda la familia humana el amor que saeteaba a la Majestad Suprema, que lo hería, y decía: “En tu Fiat me has dado todo este amor y sólo en el Fiat puedo regresártelo.” Miraba las estrellas y en ellas veía el Fiat, y este Fiat me traía en sus dulces y mansos destellos el amor pacífico, el amor dulce, el amor escondido, el amor de compasión en la misma noche de la culpa, y yo en el Fiat de las estrellas llevaba al trono del Eterno, a nombre de todos, el amor pacífico para poner paz entre Cielo y tierra, el amor dulce de las almas amantes, el amor escondido de tantas otras, el amor de las criaturas después de la culpa cuando vuelven a Dios. ¿Pero quién puede decir todo lo que comprendía y hacía en tantos Fiat, de los cuales veía cubierta a toda la Creación? Si yo lo quisiera decir me alargaría demasiado, por eso pongo punto.

    Después mi dulce Jesús ha tomado mis manos entre las suyas, y estrechándolas fuerte me ha dicho:

    “Hija mía, el Fiat está todo lleno de Vida, es más, es la misma Vida, y por eso de dentro del Fiat salen todas las vidas y todas las cosas. De mi Fiat salió la Creación, por eso en cada cosa creada se ve la marca del Fiat; del Fiat Mihi de mi amada Mamá, dicho en mi Querer, el cual tuvo la misma Potencia de mi Fiat Creador, salió la Redención, así que no hay cosa de la Redención que no contenga la marca del Fiat Mihi de mi Mamá; aun mi misma Humanidad, mis pasos, mis obras, mis palabras, estaban sellados por el Fiat Mihi de Ella; mis penas, mis llagas, las espinas, la cruz, mi sangre, todo tenía el sello de su Fiat Mihi, porque todas las cosas llevan el sello y la marca del origen de donde han salido. Mi origen en el tiempo fue el Fiat Mihi de mi Inmaculada Mamá, por eso todo mi obrar lleva el sello de su Fiat Mihi. Así que en cada hostia sacramental está su Fiat Mihi, si el hombre surge de la culpa, si el recién nacido es bautizado, si el Cielo se abre para recibir las almas, es el Fiat Mihi de mi Mamá que sella, que sigue y procede a todo. ¡Oh Potencia del Fiat, Él surge a cada instante, se multiplica, se hace vida de todos los bienes!

    Ahora quiero decirte por qué te he pedido tu Fiat, tu ‘sí’ en mi Querer: La oración que enseñé, el ‘Fiat Voluntas Tua Sicut in Coelo et in Terra’, esta oración de tantos siglos, de tantas generaciones, quiero que tenga su cumplimiento. He aquí por qué quiero otro ‘sí’ en mi Querer, otro Fiat que contenga la Potencia creadora, quiero el Fiat que surge a cada instante, que se multiplica a todos, quiero en un alma mi mismo Fiat que suba a mi trono y con su Potencia creadora lleve a la tierra la Vida del Fiat como en el Cielo así en la tierra.”

    Yo, sorprendida y aniquilada al oír todo esto, he dicho: “Jesús, ¿qué dices? Tú sabes lo mala y lo incapaz que soy para todo.”

    Y Él: “Hija mía, es mi costumbre elegir las almas más abyectas, incapaces y pobres para mis obras más grandes; mi misma Mamá nada de extraordinario tenía en su vida exterior, ningún milagro, ninguna señal tenía que la hiciera distinguirse de las demás mujeres, su único distintivo era su perfecta virtud, que a muy pocos llamaba la atención; y si a los demás santos les he dado el distintivo de los milagros y a otros los he adornado con mis llagas, a mi Mamá nada, nada, sin embargo era el portento de los portentos, el milagro de los milagros, la verdadera y perfecta crucificada, ningún otro similar a Ella.

    Yo tengo la costumbre de hacer como un amo que tiene dos servidores, uno parece un gigante hercúleo, hábil para todo; el otro, pequeño, débil, inhábil, parece que no sabe hacer nada, ningún servicio importante y el amo, si lo tiene, es más por caridad que por otra cosa. Ahora, debiendo enviar una altísima suma de dinero a un país lejano, ¿qué hace? Llama al pequeño, al inhábil y le confía la gran suma y dice para sí: ‘Si la confío al gigante, todos le pondrán atención, los ladrones lo asaltarán, lo pueden robar, y si con su fuerza hercúlea se defiende, puede quedar herido; sé que él es valiente, pero quiero protegerlo, no quiero exponerlo a un evidente peligro; en cambio este pequeño, sabiéndolo inhábil, ninguno le pondrá atención, ninguno podrá pensar que pueda yo confiarle una suma tan importante, y volverá sano y salvo.’ El pobre inhábil se asombrará de que su amo confíe en él mientras podía servirse del gigante, y todo tembloroso y humilde va a entregar la gran suma sin que ninguno se haya dignado mirarlo, y sano y salvo regresa a su amo, más tembloroso y humilde que antes. Así hago Yo, cuanto más grande es la obra que quiero hacer, tanto más escojo almas pequeñas, pobres, ignorantes, sin ninguna exterioridad que las señale, su estado de pequeñez sirve como segura custodia de mi obra, los ladrones de la propia estima, del amor propio no le pondrán atención, conociendo su inhabilidad y ella, humilde y temblorosa desempeñará el oficio confiado por Mí, conociendo que no ella, sino Yo, he hecho todo en ella.”
    profile
  • ¿Cuáles son los frutos y efectos que recibimos en la Comunión?
    D.- La Comunión borra los pecados veniales.

    Como el alimento corporal sirve para restaurar la pérdida de fuerzas, la Eucaristía fortalece la caridad que, en la vida cotidiana, tiende a debilitarse; y esta caridad vivificada borra los pecados veniales (Cf. C.C. de Trento: DS 1638).

    Dándose a nosotros, Cristo reaviva nuestro amor y nos hace capaces de romper los lazos desordenados con las criaturas y de arraigarnos en Él.

    En la Comunión Jesús es Médico, que suministra el remedio para la enfermedad y fortalece nuestra debilidad, preservándonos de los pecados futuros: por ello el Concilio de Trento llama a la Eucaristía "antídoto", con el que somos liberados de las culpas cotidianas y somos preservados de los pecados mortales (Dz 875).

    Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1394
    profile
  • Vol 17. Junio 10, 1924 » Libro de cielo. Luisa Piccarreta
    Quien vive en la Divina Voluntad, todo debe encerrar en sí. La Divina Voluntad es principio, medio y fin del hombre.
    Esta mañana habiendo recibido la santa Comunión, según mi costumbre estaba diciendo a mi querido Jesús: "Dulce vida mía, no quiero estar sola al estar contigo, sino quiero a todo y a todos junto conmigo y no solo quiero la corona de todos tus hijos, sino también la corona de todas las cosas creadas por Ti, que junto conmigo en la interminabilidad de tu Santísima Voluntad, donde yo todo encuentro, postrados a tus pies todos juntos te adoremos, te agradezcamos y te bendigamos."
    Y mientras esto decía, veía cómo todas las cosas creadas corrían para hacer corona a Jesús, para darle cada una su homenaje, y yo he agregado:
    "Mira amor mío cómo son bellas tus obras, cómo el sol, haciendo de sus rayos brazos, mientras se postra para adorarte sube a Ti para abrazarte y besarte; cómo las estrellas, haciéndote corona te sonríen con su dulce centelleo y te dicen: "Grande eres Tú, te damos gloria por todos los siglos de los siglos"; cómo el mar corre y con su amoroso murmullo, como tantas voces argentinas te dice: "Gracias infinitas a nuestro Creador." Y yo junto con el sol te abrazo y te beso, con las estrellas te reconozco y te glorifico, con el mar te agradezco."
    ¿Pero quién puede decir todo lo que yo decía llamando a todas las cosas creadas alrededor de Jesús? Si yo quisiera decirlo todo sería muy largo, me parecía que cada cosa creada tuviera un oficio distinto para poder ofrecer su homenaje a su Creador. Ahora, mientras esto hacía pensaba entre mí que perdía el tiempo y que no era éste el agradecimiento que debía hacerse a Jesús después de la Comunión y se lo he dicho a Jesús, y Él todo bondad me ha dicho:
    "Hija mía, mi Voluntad contiene todo, y a quien en Ella vive no debe escapársele nada de todo lo que me pertenece; es más, basta con que se le escape una sola cosa para decir que no me da todo el honor y la gloria que mi Voluntad contiene, por lo tanto no se puede decir que su vida sea completa en Ella, ni me da la correspondencia por todo lo que mi Querer le ha dado, porque todo he dado a quien vive en mi Voluntad, y Yo voy a ellos como en triunfo sobre las alas de mis obras para darles el nuevo recambio de mi Amor, y ellos deben venir por el mismo camino para darme la misma correspondencia de su amor. ¿No sería agradable para ti, si hubieras hecho muchas bellas y variadas obras, y una persona amada por ti, para darte gusto te las pusieras alrededor y haciéndolas ver una por una te dijese: "Mira, estas son obras tuyas, cómo es bella ésta, cómo es artística esta otra, y en la tercera cuánta maestría, y en la cuarta cuánta variedad de colores, qué encanto en esta otra?" ¿Qué alegría no sentirías, qué gloria no recibirías? Pues así es para Mí, mucho más que quien vive en mi Voluntad, debiendo concentrar todo en ella, debe ser como el latido de toda la Creación, que palpitando todas las cosas en ella en virtud de mi Querer, debe formar un solo latido para darme en ese latido los latidos de todos y de todo llevarme la gloria y el amor de todas las cosas creadas por Mí. Yo debo encontrar en el alma en la cual reina mi Voluntad a todos, para que ella, conteniendo todo, pueda darme todo lo que los otros deberían darme. Hija mía, el vivir en mi Querer es muy diferente de las otras santidades, y por eso hasta ahora no se ha encontrado el modo, ni las verdaderas enseñanzas del vivir en Él; se puede decir que las demás santidades son las sombras de mi Vida Divina, en cambio ésta es la fuente de la Vida Divina; por eso sé atenta en los ejercicios del vivir en mi Querer, a fin de que de ti pueda salir el verdadero modo y las enseñanzas exactas y precisas, para que quien queriendo vivir en Él pueda encontrar no la sombra, sino la verdadera santidad de la Vida Divina. Además de esto, mi Humanidad estando en la tierra en mi Voluntad Divina, no hubo obra, pensamiento, palabra, etc., que no fuese encerrado en Mí para cubrir todas las obras de las criaturas, se puede decir que Yo tenía un pensamiento por cada pensamiento, una palabra por cada palabra y así de todo lo demás para glorificar completamente a mi Padre y para dar la luz, la vida, los bienes y los remedios a las criaturas. Ahora, en mi Voluntad todo existe y quien debe vivir en Ella debe encerrar a todas las criaturas para ir repasando todos mis actos y poner en ellos otra bella pincelada divina tomada de mi Voluntad, para darme así la correspondencia de lo que Yo hice. Sólo quien vive en mi Voluntad puede darme esta correspondencia, y Yo la espero como medio para poner en comunicación la Voluntad Divina con la humana y para darle los bienes que Ella contiene. Quiero a la criatura como intermediaria, que haciendo el mismo camino que hizo mi Humanidad en mi Voluntad abra la puerta del reino de mi Voluntad, cerrada por la voluntad humana. Por eso tu misión es grande y se necesita sacrificio y gran atención."
    Entonces me sentía inmersa en el Querer Supremo y Jesús ha continuado:
    "Hija mía, mi Voluntad es todo y contiene todo y además es principio, medio y fin del hombre. Por eso al crearlo no le di leyes ni instituí Sacramentos, sino sólo le di al hombre mi Voluntad, porque era más que suficiente, estando en el principio de Ella, para encontrar todos los medios para llegar no a una santidad baja, sino a la altura de la santidad divina y así encontrarse en el puerto de su fin. Esto significa que el hombre no debía tener necesidad de otra cosa sino sólo de mi Voluntad, en la cual debía encontrar todo en modo sorprendente, admirable y fácil para hacerse santo y feliz en el tiempo y en la eternidad; y si le di una ley después de siglos y siglos de creado, fue porque el hombre había perdido su principio, por lo tanto había extraviado los medios y el fin. Así que la ley no fue principio sino medio; pero viendo que con todo y la ley el hombre se perdía, al venir a la tierra instituí los Sacramentos como medios más fuertes y potentes para salvarlo; pero cuántos abusos, cuántas profanaciones, cuántos se sirven de la ley y de los mismos Sacramentos para pecar más y precipitarse en el infierno. Mientras que con sólo mi Voluntad, que es principio, medio y fin, el alma se pone al seguro, se eleva a la santidad divina, alcanza en modo completo la finalidad para la que fue creada y no hay ni la sombra de peligro de poder ofenderme. Así que el camino más seguro es sólo mi Voluntad, y los mismos Sacramentos, si no son recibidos en orden con mi Voluntad, pueden servir como medios de condenación y de ruina. Por eso inculco tanto mi Voluntad, porque el alma estando en su principio, los medios le serán propicios y recibirá los frutos que contienen; en cambio sin Ella, los mismos Sacramentos le pueden ser veneno que la conduzcan a la muerte eterna."
    profile
  • LA BELLEZA DEL ALMA INTERIOR

    Vol 6. Julio 18, 1905

    El alma no debe abrir su interior a los demás, sólo al confesor.
    Encontrándome en mi habitual estado, apenas ha venido el bendito Jesús me ha dicho:

    “Hija mía, cuando un confesor manifiesta su modo de obrar interno a las almas, pierde el ímpetu de continuar obrando, y el alma, conociendo el propósito que el confesor tiene sobre ella, se volverá descuidada y debilitada en su obrar. Así el alma, si manifiesta su interior a los demás, al descubrir su secreto evaporará el ímpetu, permaneciendo toda debilitada; y si esto no ocurre con abrirse al confesor, es porque la fuerza del sacramento mantiene el vapor y aumenta la fuerza y pone su sello.”
    profile
  • ¿Cuáles son los frutos y efectos que recibimos en la Comunión?
    B.- La Comunión es el alimento del alma.

    Lo que el alimento material produce en nuestra vida corporal, la comunión lo realiza de manera admirable en nuestra vida espiritual. La comunión con la Carne de Cristo resucitado, "vivificada por el Espíritu Santo vivificante", conserva, acrecienta y renueva la vida de gracia recibida en el Bautismo. Este crecimiento de la vida cristiana necesita ser alimentado por la comunión eucarística, pan de nuestra peregrinación, hasta el momento de la muerte, cuando nos sea dada como viático.

    La gracia sacramental específica de la Eucaristía es llamada gracia nutritiva, porque se nos da a manera de alimento divino, que conforta y vigoriza en el alma la vida sobrenatural.

    Todos los efectos que el manjar y la bebida corporal producen en relación con la vida del cuerpo, sustentándola, aumentándola, reparándola y deleitándola, todos esos los produce este sacramento en relación con la vida del espíritu.

    Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1392
    profile
  • ¿Cuáles son los frutos y efectos que recibimos en la Comunión?
    A.- La Comunión acrecienta nuestra unión con Cristo.

    Recibir la Eucaristía en la comunión da como fruto principal la unión íntima con Cristo Jesús. En efecto, el Señor dice: "Quien come mi Carne y bebe mi Sangre habita en mí y yo en él" (Jn 6, 56). La vida en Cristo encuentra su fundamento en el banquete eucarístico: "Lo mismo que me ha enviado el Padre, que vive, y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí" (Jn 6, 57).

    La Sagrada Eucaristía es capaz de producir por sí misma un aumento de gracia santificante mayor que cualquier otro sacramento, por contener al mismo Autor de la gracia. Por eso se puede decir que, al ser la gracia unión con Cristo, el fruto principal de la Eucaristía es la unión íntima que se establece entre quien recibe el sacramento y Cristo mismo.

    Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1391
    profile
  • Un post de cultura general. ¿Sabías cuántos tipos de cruces cristianas existen, cuáles son las más importantes y las diferencias entre ellas...?

    Espero que os guste

    http://creoendios.blogspot.com.es/2017/01/simbolos-cristianos-i-tipos-de-cruces.html
    profile
  • Vol 16 Mayo 13, 1924 » Libro de cielo. Luisa Piccarreta
    La verdadera adoración consiste en el acuerdo de la voluntad humana con la Divina. El verdadero modelo de la adoración es la Santísima Trinidad.
    Estaba haciendo mis habituales oraciones, y mientras toda me abandonaba en los brazos de la Voluntad Suprema, intentaba hacer en Ella mis adoraciones a la Majestad Divina, y mi Jesús moviéndose en mi interior tomaba mi pobre alma en sus brazos y elevándola entre el Cielo y la tierra adoraba junto conmigo al Ente Supremo, y después me ha dicho:
    "Hija mía, la verdadera y perfecta adoración está en el acuerdo completo de la unión de la Voluntad de Dios con el alma. Por cuanto más el alma hace una su voluntad con la de su Creador, tanto más es completa y perfecta su adoración, y si la voluntad humana no es una con la Divina, y mucho más si está de Dios lejana, no se puede decir que es adoración, sino sombra, o bien como una tinta sin color, que no deja ni siquiera el rastro; y si la voluntad humana no está dispuesta a recibir el beso de la unión de la Voluntad Suprema, en vez de adoración puede ser insulto y desprecio. El primer acto de adoración es el de reconocer la Voluntad de su Creador para cumplirla; si esto no está, con las palabras se adora pero con los hechos se insulta y se ofende. Si quieres conocer el verdadero y perfecto modelo de la adoración, ven conmigo en medio de las Tres Divinas Personas."
    Yo no sé cómo, Jesús me ha estrechado más y me ha elevado más en alto, en medio de una Luz interminable. Yo me sentía aniquilar, pero sobre mi aniquilamiento venía sustituida una Vida Divina, que haciendo salir de Sí tantas variadas tintas de belleza, de santidad, de luz, de bondad, de paz, de amor, etc., de modo que mi nada quedaba transformada por aquellas tintas divinas, tanto, de no reconocerse más y de enamorar a Aquél mismo que me había embellecido tanto. Y mi dulce Jesús ha continuado diciéndome:
    "Mira hija mía, el primer acto de las Divinas Personas es el acuerdo perfecto de nuestra Voluntad; y está tan unificada nuestra Voluntad que no se puede discernir cuál sea la Voluntad de Uno o del Otro, tanto que si bien nuestras Personas son distintas, somos Tres, pero la Voluntad es Una, y esta Voluntad Una produce un acto continuado de perfecta adoración entre las Divinas Personas; la Una adora a la Otra. Este acuerdo de Voluntad produce igualdad de Santidad, de Luz, de Bondad, de Belleza, de Potencia, de Amor, y establece en Nosotros el verdadero reino del orden y de la paz, dándonos alegrías y felicidad inmensas y bienaventuranzas infinitas. Así que el acuerdo de la voluntad humana con la Divina es el primer anillo de conjunción entre el Creador y la criatura, y de éste descienden en ella, como por un canal, las virtudes divinas y producen en ella la verdadera adoración, el perfecto amor hacia su Creador, que elevándose desde dentro del mismo canal de conjunción llegan a Él las varias tintas de las cualidades divinas. Y cada vez que el alma se eleva para sumergirse en esta Voluntad eterna, tantas variedades de más de Belleza divina la embellecen y adquiere. Por eso digo que el alma que hace mi Voluntad es mi entretenimiento y mi contento, y para divertirme estoy con el pincel de mi Voluntad en las manos, y conforme ella se arroja en mi Querer, Yo la retoco y me divierto con imprimirle, con una pincelada mía, un rasgo de más de mi Belleza, de mi Amor, de mi Santidad y de todas mis cualidades. Así que para Mí lo mismo es estar en el Cielo que estar en ella; encuentro la misma adoración de las Divinas Personas, mi Voluntad, mi Amor; y como a la criatura hay siempre qué poder darle, Yo la hago ahora de hábil pintor y pinto en ella mi imagen, ahora de maestro y le enseño las doctrinas más altas y sublimes, ahora de amante apasionado que doy y quiero amor, en suma, hago y uso de todas las artes para divertirme con ella, y cuando mi Amor ofendido por las criaturas no encuentra dónde refugiarse, a dónde huir de aquellos que me persiguen para darme muerte o bien me obligan a tomar el camino de regreso al Cielo, Yo me refugio en el alma que contiene en ella mi Voluntad y encuentro mi Potencia que me defiende, mi Amor que me ama, mi Paz que me da reposo, encuentro todo lo que quiero. Mi Voluntad reúne todo junto, Cielo y tierra y todos los bienes y forma de ellos uno solo, y de éste solo brotan todos los bienes posibles e imaginables; así que el alma que hace mi Voluntad, puedo decir que es el todo para Mí, y Yo soy el todo para ella."
    Luego mi amable Jesús se ha retirado en el fondo de mi corazón y ha desaparecido, y yo he quedado reconfortada, sí, reforzada, pero en poder del dolor de haber quedado privada de Él y de no haberle dicho ni siquiera una palabra de mi duro estado. ¡Ah sí, cuando se está con Jesús el alma se ilusiona de deber para siempre poseerlo y no siente necesidad de nada, desaparecen todos los males, y con Jesús todos los bienes salen en campo; pero en cuanto Él se sustrae, los males regresan y el dolor de la privación afila más su lanza, la cual desgarrando sin piedad el pobre corazón vuelve siempre nuevo y más intenso su dolor. Mientras estaba en esto, mi Jesús ha reaparecido y me decía que tenía su corazón todo herido como por mil lanzas, y me ha dicho:
    "Hija mía, estas heridas me las has hecho tú a mi corazón. Conforme tú me llamabas me herías; conforme te recordabas que estabas privada de Mí me repetías las heridas, y conforme sufrías por mi privación, otras heridas agregabas."
    Yo al oír esto he dicho: "Amor mío, si supieras cómo me sangra el corazón por causa tuya y cómo me lo siento herido por tu privación, que no puedo más; así que me lo siento herido más yo que Tú."
    Y Jesús: "Pues bien, veamos quién contiene más heridas, tú o Yo."
    Entonces Jesús ha visitado el interior de mi alma y luego ha hecho la comparación entre yo y Él para ver quién tenía más heridas. Con mi sorpresa he visto que Jesús tenía más heridas que yo, si bien yo tenía muchas. Y Jesús ha agregado:
    "Has visto que Yo estoy herido más que tú, pero has de saber que hay varios vacíos de amor por mi privación, pero no temas, porque Yo tomaré la tarea de llenarlos, porque Yo sé que no puedes hacer lo que haces cuando estoy Yo junto contigo, por tanto, no habiendo en ti voluntad de formar esos vacíos de amor, tu Jesús se ocupará en llenarlos; bastará un solo vuelo que te haga hacer en mi Voluntad para ponernos de acuerdo en el amor, de manera que desbordando fuera este amor, corra para bien de nuestros hermanos. Por eso déjame hacer y confía en Mí."
    profile
  • ¿Para qué recibimos la Sagrada Comunión?
    Recibimos a Jesús en la Sagrada Comunión para que alimente nuestras almas, nos una más a Cristo y a su Cuerpo Místico, la Iglesia; nos aumente la gracia, nos aparte del pecado, borre los pecados veniales y nos preserve de futuros pecados mortales, nos conceda nuevas fuerzas para que podamos vivir como hijos de Dios y nos dé la vida eterna (Cf. Jn 5, 24).
    profile