blog


 

¡¡¡ REGISTRESE !!!

 

 

Somostuiglesia.org es la primera, única y exclusiva red social que pretende unir a todas las personas del universo católico. Podemos hacer amigos de todo el mundo, compartir información, subir vídeos y fotos preferidas, oraciones, eventos, grupos, peregrinaciones, compartir vivencias, disfrutar experiencias… también podemos chatear, crear foros y debates. Aquí encontraras noticias, radio y televisión católica. Únete a la mayor comunidad, donde encontraras personas que verdaderamente aman el mundo católico.

 


Actividades recientes

  • Vol. 30. Noviembre 16, 1931 » Libro de Cielo
    Mi Divina Voluntad en cada acto de criatura arroja una semilla diferente, dónde arroja la semilla de la santidad, dónde la semilla del amor, en otros la semilla de la bondad, y así de lo demás, cuantos más actos hace en Ella, tanta más tierra prepara donde mi Querer pone su semilla distinta para llenar la tierra de estos actos humanos. Entonces, quien se hace dominar por mi Voluntad Divina es bella, es hermosa, cada acto suyo conteniendo la variedad de semillas divinas, es una nota de su Creador: un acto dice Santidad, otro Misericordia, otros Justicia, Sabiduría, Belleza, Amor, en suma, se ve una armonía divina, con tal orden que señala el dedo de Dios obrante en ella. ¿Ves entonces la necesidad del acto de la criatura para poder encontrar la tierra dónde poner nuestra semilla divina? De otra manera, ¿dónde la pondríamos? Nosotros tierra no tenemos, por eso nos la debe formar con sus actos, para poder con nuestras semillas germinar nuestro Ser Divino en la criatura. Por eso quien hace y vive en nuestro Querer Divino, se puede llamar aquél que reproduce a su Creador, y alberga en ella a Aquél que la ha creado."
    profile
  • Desde entonces hasta hoy y hasta su venida.
    La expresión Esto es mi Cuerpo dicha en las Iglesias en cada uno de los altares desde entonces hasta hoy y hasta su venida realiza el sacrificio.

    San Juan Crisóstomo
    profile
  • Vol. 29. Octubre 26, 1931 » Libro de cielo
    Los actos buenos hechos en la Divina Voluntad se cambian en luz. Efectos admirables del abandono en los brazos de Jesús. Quien se hace dominar por la Divina Voluntad se convierte en pueblo de su reino. "Hija mía, el bien es luz, y si este bien se hace en mi Divina Voluntad, se forman tantos rayos por cuantos actos buenos se hacen, y mi Fiat fija estos rayos de luz en la circunferencia de su Luz eterna. Así que estos actos toman lugar en nuestros actos y hacen doble oficio, de alabanza, de adoraciones, de amor perenne hacia nuestra Majestad adorable, y de defensa, de misericordia, de ayuda, de luz hacia el género humano, de acuerdo a las circunstancias en que se encuentra.
    profile
  • La Iglesia lo ofrece a Dios en todo el mundo.
    Cristo tomó el pan y dio gracias diciendo: Esto es mi Cuerpo, e igualmente tomó el cáliz y manifestó ser su Sangre, y mostró la oblación nueva del Nuevo Testamento, que recibida de los apóstoles, ofrece a Dios la Iglesia en todo el mundo.

    San Ireneo
    profile
  • Vol. 29. Octubre 4, 1931 »Libro de cielo
    Las dudas, los temores, son heridas al amor. La Divina Voluntad es un solo acto. La más grande de las maravillas. La noche y el día del alma. "Hija mía, nuestro Ser Divino es grande, inmenso, potente, etc., esto no despierta tanta maravilla porque todas estas nuestras cualidades divinas son en naturaleza, las cuales forman todo el conjunto de nuestro Ser Supremo. Así que en naturaleza somos inmenso en la Potencia, inmenso en el Amor, en la Belleza, en la Sabiduría, en la Misericordia, y así de lo demás, y como somos inmenso en todas las cosas, todo lo que sale de Nosotros queda en las redes de nuestras inmensas cualidades divinas.
    profile
  • En el sacrificio del altar se significa el sacrificio general.
    En el sacrificio del altar se significa el sacrificio general, por el que todo el cuerpo místico, esto es, toda la ciudad redimida, es ofrecida a Dios por Cristo Sumo Sacerdote, ya que a la estructura de este cuerpo pertenecen también los santos que están en el cielo, por lo que también han de ser nombrados en su orden en el sacrificio del altar.

    San Agustín
    Doctor de la Iglesia
    profile
  • "Mi voluntad es luz y ha transformado ese alma en luz;
    es hermosa, le dio todos los colores de la belleza perfecta;
    mi Voluntad posee todas las ciencias
    y el alma fue llenada de la ciencia divina;
    no hay nada que mi Voluntad no le ha dado.
    Oh, si todo el mundo entendiera qué significa Voluntad Divina,
    pondría todo a un lado, no le importaría hacer nada más
    y sólo se comprometería a cumplir mi Voluntad".
    profile
  • MISERICORDIOSOS COMO EL PADRE. 00:00
    MISERICORDIOSOS COMO EL PADRE. Catequesis del Papa, Miércoles 21,09,2016.
     
    www.youtube.com Ver mapa mas grande
  • Subió una nueva foto
    profile
  • Debe ofrecerse en nombre de todo el cuerpo místico.
    La Misa aprovecha primeramente para manifestar la comunión de los santos, porque el sacrificio del verdadero Cuerpo de Cristo se ofrece y debe ofrecerse en nombre de todo el cuerpo místico.

    San Roberto Belarmino
    Doctor de la Iglesia
    profile
  • Julio 13, 1931 » El movimiento es signo de vida. El pasaporte para entrar en el reino de la Divina Voluntad; el lenguaje y el ciudadano de él. La pacificadora entre Dios y la criatura
    "Hija mía, quien vive en mi Querer se convierte en la pacificadora entre Dios y las criaturas, todos sus actos, palabras, pasos, sus plegarias, sus pequeños sacrificios, son como tantos vínculos de paz entre el Cielo y la tierra, son como armas pacificadoras que combaten a su Creador con armas de paz y de amor para desarmarlo y hacerlo propicio, y cambiar los flagelos en Misericordia.
    profile
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • LO QUE SE HA DE HACER PARA OBTENER LA VIDA ETERNA

    Cuando anunciaba muchas cosas horribles sobre su llegada,
    un muchacho a quien sus mejillas sin afeitar señalaban su primera juventud,
    rico de bienes, que destacaba en las ocupaciones de un inútil ocio,
    a él cinco rebaños de ovejas le balaban y otras cinco vacadas
    volvían y llenaban las mesas de manjares no comprados,
    inmediatamente ambas manos extendió rápido
    y las rodillas abrazándole, así habló con palabras amigables:
    “Oh Gloria, oh parte justamente excelsa de nuestra fama,
    en ti me refugio y suplicarte tu ayuda reclamo.
    Todo lo he cumplido y antes lo he meditado en mi mente.
    Líbrame, invicto, de estos males. ¿Qué me queda finalmente?
    O ¿en busca de qué podría yo superar tantos males?
    Acógeme y dame fe: Para mí es lícito aceptar tus órdenes”.

    Proba, siglo IV.

    “¡Oh Señor mío y Dios mío, qué grandes son vuestras grandezas! y andamos acá como unos pastorcillos bobos que nos parece alcanzamos algo de vos, y debe ser tanto como nonada, pues en nosotros mismos están grandes secretos que no entendemos”.

    Santa Teresa de Jesús.
    profile
  • Marzo 30, 1931 » Las humillaciones, portadoras de gloria. Las ternuras del corazón de Jesús. Un corazón duro es capaz de todos los males. Invitación a tomar las migajas de los bienes divinos. Después de un mes de descanso estoy de cabeza, me sentía como vacía de todas las penas, mi dulce Jesús no me hacía caer más en mi estado de rigidez, ni me dejaba inmóvil y sin movimiento; me sentía como si mi vida terminara al quedar sin movimiento y rígida, sin embargo vivía, pero con una vida destrozada, sin el mínimo control de mí misma, esperando con paciencia que sólo Jesús me podía dar, a aquél que debía llamarme a la obediencia para darme el movimiento y hacerme salir del abismo en que me encontraba; así que viéndome libre, por cuanto amara el dividir las penas junto con Jesús, también mi naturaleza me la sentía triunfante, mucho más que no tenía más necesidad de ninguno, por eso al encontrarme de nuevo atada, impedida dentro del abismo primero, mi pobre naturaleza siente tal repugnancia, que si mi amado Jesús no me ayuda, no me fortalece, no me alienta con gracias especiales, yo no sé qué cosa haría para no caer en aquel estado de sufrimientos. ¡Ah! Jesús mío ayúdame, Tú que me has sostenido por tantos años en un estado tan doloroso. ¡Ah! si quieres que yo continúe, continúa Tú a sostenerme y usa tu Misericordia sobre esta pobre pecadora, a fin de que no me oponga a tu Santísima Voluntad.
    profile
  • La Iglesia en el sacramento del altar es también ella misma ofrecida.
    Toda la ciudad redimida, esto es, la congregación de los santos, ofrece a Dios un sacrificio universal por el Sacerdote magno, el cual también se ofreció a sí mismo en la Pasión por nosotros... Este es el sacrificio de los cristianos: muchos un Cuerpo en Cristo. Esto es lo que realiza la Iglesia en el sacramento del altar conocido de los fieles, donde se hace patente que en el sacrificio que ofrece es también ella misma ofrecida.

    San Agustín
    Doctor de la Iglesia
    profile
  • Lean Lucas 21,36: Estén en constante oración para escapar a estas cosas que vendrán (con relación a terremotos y guerras antes del fin del mundo). Por ello:
    Esta es la mejor jaculatoria para la paz del mundo:
    Oh Dios Mío en el nombre de Jesús, invocando el nombre de Jesús y por los méritos de la pasión de Jesús te pedimos para que sí haya paz y tranquilidad en todo el mundo hasta el fin de los tiempos, sin desastres naturales, ni guerras, ni terremotos. Y todos sí nos salvemos. Amén.
    Sustento bíblico: En el Evangelio de Juan capítulo 14 versículo 13 y 14 dice: "Todo lo que pidan a Dios en el nombre de Jesús e invocando el nombre de Jesús será concedido". Y en Romanos capítulo 10 versículo 13 dice: "Todo el que invoque el nombre de Jesús se salvará".
    Por favor propagar y reenviar esta jaculatoria a otras personas.
    profile
  • UN DÍA COMO HOY: Septiembre 18, 1924 - Vol 17.

    DON MÁS GRANDE QUE QUIERO DAR A LAS CRIATURAS. DIFERENCIA ENTRE VIVIR EN LA VOLUNTAD DE DIOS Y HACER LA VOLUNTAD DE DIOS.

    Estaba pensativa acerca de lo que está escrito sobre el vivir en el Divino Querer, y pedía a Jesús que me diera más luz para explicarme mejor y así poder aclarar a quien estoy obligada a hacerlo, este bendito vivir en la Divina Voluntad, y mi dulce Jesús me ha dicho:

    “Hija mía, no se quiere entender. El vivir en mi Voluntad es reinar, el hacer mi Voluntad es estar a mis órdenes; lo primero es poseer, lo segundo es recibir mis órdenes y cumplirlas. El vivir en mi Querer es hacer suya mi Voluntad, como cosa propia, es disponer de Ella; el hacer mi Voluntad es tenerla en cuenta como Voluntad de Dios, no como cosa propia, ni poder disponer de Ella como se quiere. El vivir en mi Voluntad es vivir con una sola Voluntad, la cual es la de Dios, la cual siendo una Voluntad toda Santa, toda pura, toda paz, y siendo una sola Voluntad la que reina, no hay contrastes, todo es paz; las pasiones humanas tiemblan ante esta Suprema Voluntad y quisieran rehuirla, no se atreven a moverse ni a oponerse, viendo que ante esta Santa Voluntad tiemblan Cielos y tierra.

    Así que el primer paso del vivir en el Querer Divino, ¿qué hace?

    Poner el orden divino en el fondo del alma, vaciarla de lo que es humano, de tendencias, de pasiones, de inclinaciones y de otras cosas.

    En cambio el hacer mi Voluntad es vivir con dos voluntades, y cuando doy las órdenes de seguir la mía, la criatura siente el peso de su voluntad que le pone contrastes, y a pesar de que siga las órdenes de mi Voluntad con fidelidad, siente el peso de la naturaleza rebelde, sus pasiones e inclinaciones. Y cuántos santos, a pesar que han llegado a la perfección más alta, sienten esta su voluntad que les hace guerra, que los tiene oprimidos, y muchos están obligados a gritar: ‘¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? Esto es, de esta mi voluntad que quiere dar muerte al bien que quiero hacer?’ El vivir en mi Voluntad es vivir como hijo, el hacer mi Voluntad es vivir como siervo. En el primero, lo que es del padre es del hijo y muchas veces hacen más sacrificios los siervos que los hijos, a ellos les toca exponerse a los servicios más fatigosos, más humildes, al frío, al calor, a viajar a pie; en efecto, ¿cuánto no han hecho mis santos para seguir las órdenes de mi Voluntad? En cambio el hijo está con su padre, tiene cuidado de él, lo alegra con sus besos y con sus caricias, manda a los siervos como si lo hiciera su padre; si sale, no va a pie, sino que viaja en carroza; y si el hijo posee todo lo que es del padre, a los siervos no se da otra cosa que la paga por el trabajo que han hecho, y quedan libres de servir o no servir a su patrón, y si no lo sirven no tienen más derecho de recibir ninguna otra compensación. En cambio entre padre e hijo nadie puede quitar estos derechos: ‘Que el hijo posee los bienes del padre.’ Ninguna ley, ni celeste ni terrestre puede quitar estos derechos, ni desvincular la filiación entre padre e hijo.

    Hija mía, el vivir en mi Voluntad es el vivir que más se acerca al de los bienaventurados en el Cielo, y es tan distante de quien hace mi Voluntad y está fielmente a mis órdenes, cuanto es distante el Cielo de la tierra, cuanta distancia hay entre hijo y siervo, entre rey y súbdito. ADEMÁS, ESTO ES UN DON QUE QUIERO HACER EN ESTOS TIEMPOS TAN TRISTES, QUE NO SÓLO HAGAN MI VOLUNTAD SINO QUE LA POSEAN. ¿No soy acaso Señor y dueño de dar lo que quiero, cuando quiero y a quien quiero? ¿No es libre un señor de decir a un siervo: ‘Vive en mi casa, come, toma, ordena como otro yo mismo?’ Y para hacer que nadie pueda impedirle la posesión de sus bienes, se legitima este siervo como hijo y le da el derecho de poseer. Si esto puede hacer un rico, mucho más puedo hacerlo Yo.

    ESTE VIVIR EN MI QUERER ES EL DON MÁS GRANDE QUE QUIERO DAR A LAS CRIATURAS, MI BONDAD QUIERE SIEMPRE MÁS DESAHOGARSE EN AMOR HACIA ELLAS Y HABIÉNDOLES DADO TODO Y NO TENIENDO MÁS QUE DARLES PARA HACERME AMAR, QUIERO HACER DON DE MI VOLUNTAD, A FIN DE QUE POSEYÉNDOLA, AMEN EL GRAN BIEN QUE POSEEN.

    No te asombres si ves que no comprenden, para entender deberían disponerse al más grande de los sacrificios, cual es el de no dar vida, aun en las cosas santas a la propia voluntad, sólo entonces sentirían la posesión de la mía y tocarían con la mano qué significa vivir en mi Querer.

    Tú sé atenta y no te fastidies de las dificultades que te ponen, y Yo poco a poco me haré camino para hacer comprender el vivir en mi Voluntad.”

    + + +
    profile
  • Vol 29. Marzo 6, 1931. Libro de cielo
    Sólo Jesús ha sido el Autor del estado de Sufrimiento de Luisa, y porque lo han obligado ha permitido una pausa. Cómo en Dios es reposo absoluto, fuera de Dios trabajo.
    A nuestra Voluntad Divina la podemos llamar la trabajadora que no escatima jamás su trabajo continuo, y aun a favor de quien no la reconoce. Trabaja nuestro Amor, trabaja nuestra Misericordia, nuestra Potencia, y también nuestra Justicia trabaja a favor de las criaturas, de otra manera nuestro Ser Supremo no sería un Ser equilibrado y perfecto, sino tendría el defecto de la debilidad, si nuestra Justicia se pusiera aparte, arrinconándola cuando tiene toda la razón de hacer su curso para castigar.
    profile
  • Vol.10. 23 nov 1910. Libro de cielo.
    "Hija mía, el amor encierra todo, encadena todo, da vida a todo, sobre todo triunfa, todo embellece, todo enriquece. La pureza se contenta con no hacer ningún acto, mirada, pensamiento, palabra, que no sea honesto, el resto lo tolera, con esto no se reduce a otra cosa que a adquirir la pureza natural; el amor es celoso de todo, aun del pensamiento, del respiro, aunque fueran honestos, todo lo quiere para sí, y con esto da al alma la pureza no natural sino divina, y así de todas las otras virtudes. Así que el amor se puede decir que es paciencia, el amor es obediencia, es dulzura, es fuerza, es paz, es todo, así que todas las virtudes, si no tienen vida del amor, a lo más se pueden llamar virtudes naturales, pero el amor las cambia en virtudes divinas.
    profile
  • La conmemoración de aquella hostia que Cristo ofreció.
    No ofrecemos otra oblación que la que Cristo ofreció por nosotros; esto es, su sangre.

    No es otra oblación, sino la conmemoración de aquella hostia que Cristo ofreció.

    Santo Tomás de Aquino
    Doctor de la Iglesia
    profile
  • EVANGELIO Domingo 17.09.2016 00:00
    EVANGELIO Domingo 17.09.2016 Domingo 25 del Tiempo Ordinario Ciclo C.
     
    www.youtube.com Ver mapa mas grande
  • HAZME, SEÑOR, PRUDENTE

    Que me ofrezca sin esperar nada a cambio.
    Que exprima lo mejor de mí mismo.
    Aún, aparentemente, no viendo fruto alguno.

    Que trabaje los talentos que Tú me has dado.
    Y puedan servir como camino que me lleven hacia Ti .

    Que, de tal manera viva yo en Ti.
    Que disfrute viviendo y cumpliendo tu voluntad .

    HAZME, SEÑOR, PRUDENTE

    Distante de lo efímero, para buscar lo eterno.
    Crítico con aquello que me paraliza.

    Y dinámico para buscarte en el silencio.
    Abierto a negarme entregándome.

    Y cerrado a todo lo que me impide.
    Dar y regalar lo mejor de mí mismo.

    HAZME, SEÑOR, PRUDENTE

    Que no te busque por interés.
    Que no te quiera porque me esperas.

    Que no te amé porque es mucho
    lo que me aguarda.


    HAZME, SEÑOR, PRUDENTE

    Para que te busque porque eres lo mejor.
    Para que te quiera porque siempre esperas.
    Para que te amé, porque, Tú antes, me amas.

    Amén.
    profile
  • Vol. 28. Libro de cielo
    Agosto 29, 1930 » Las cosas creadas están preñadas de la Divina Voluntad. Las cruces forman el camino que conduce al Cielo.
    "Hija mía, todas las cosas creadas están preñadas de mi Divina Voluntad, la cual se dejó en ellas, no para Nosotros que no teníamos necesidad, sino por amor de las criaturas, dándose en tantos modos distintos por cuantas cosas creaba. Ella, haciendo de verdadera madre quería asaltar a las criaturas con tanto amor por cuantas cosas sacaba a la luz del día, quería darse a cada instante sin interrupción, para darse a sorbos para formar su Vida y extender su reino en cada alma, por eso tú ves que no hay cosa donde mi Fiat no quiera darse, y se puede decir que cada cosa creada forma su trono de amor, de donde hace descender su misericordia, sus gracias, y camino para comunicar su Vida Divina.
    profile
  • De nuevo se inmola por nosotros en este misterio.
    Libra el alma de la eterna perdición esta víctima singular, la cual por el misterio nos renueva la muerte del Unigénito, porque, aunque resucitado de entre los muertos, ya no muere, ni la muerte tiene ya dominio sobre él; sin embargo viviendo en sí mismo inmortal e incorruptible, de nuevo se inmola por nosotros en este misterio.

    San Gregorio Magno
    Doctor de la Iglesia
    profile
  • TE CELEBRO, OH REY MI DIOS, Y BENDIGO TU NOMBRE PARA SIEMPRE. DESEO BENDECIRTE CADA DÍA , ALABARÉ TU NOMBRE PARA SIEMPRE.
    profile
  • Vol. 28. Junio 2, 1930 »Libro de cielo La Divina Voluntad es paz y seguridad. Dudas y temores. Sólo Jesús es autor de las leyes. Necesidad de la venida diaria de Jesús. La desconfianza, el acto débil de nuestros siglos.
    Me sentía oprimida por las privaciones de mi dulce Jesús. ¡Oh Dios, qué pena! Es pena sin misericordia, sin alivio, sin apoyo; faltando Jesús falta todo, por eso se siente que falta la Vida de quien puede dar vida; es pena que convierte a todo el pobre ser humano en voces que llaman a Aquél que puede darle la vida; es pena de luz que revela con más claridad quien es Jesús.
    profile
  • Libro de Cielo Vol.19, 11de julio 1926.

    Tú debes saber que para formar el reino de la Redención, aquellos que se distinguieron más en el sufrir, fue mi Mamá, y si bien Ella aparentemente no sufrió ninguna pena que conocieran las otras criaturas, con excepción de mi muerte que fue conocida por todos y que fue para su materno Corazón el golpe fatal y más desgarrador que cualquier muerte dolorosísima, pero como Ella poseía la Unidad de la Luz de mi Querer, esta Luz llevaba a su Corazón traspasado no sólo las siete espadas que dice la Iglesia, sino todas las espadas, las lanzas, los pinchazos de todas las culpas y penas de las criaturas, que martirizaban en modo desgarrador su materno Corazón; pero esto es nada, esta Luz le llevaba todas mis penas, mis humillaciones, mis aflicciones, mis espinas, mis clavos, las penas más íntimas de mi corazón; el corazón de mi Mamá era el verdadero sol, que mientras se ve sólo luz, esta luz contiene todos los bienes y efectos que recibe y posee la tierra, así que se puede decir que la tierra está encerrada en el sol. Así la Soberana Reina, se veía solamente su persona, pero la Luz de mi Supremo Querer encerraba en Ella todas las penas posibles e imaginables, y por cuanto más íntimas y desconocidas estas penas, tanto más estimables y más potentes sobre el corazón divino para impetrar el suspirado Redentor, y más que luz solar descendían en los corazones de las criaturas para conquistarlas y atarlas en el reino de la Redención. Así que la Iglesia, de las penas de la Celestial Soberana conoce tan poco, que se puede decir que son sólo las penas aparentes, y por eso da el número de siete espadas; pero si conociera que su materno Corazón era el refugio, el depósito de todas las penas, que la Luz de mi Voluntad todo le llevaba y nada le ahorraba, no habría dicho siete espadas, sino millones de espadas, mucho más que siendo penas íntimas, sólo Dios conoce la intensidad del dolor de ellas y por eso con derecho fue constituida Reina de los mártires y de todos los dolores; las criaturas saben dar el peso, el valor a las penas externas, pero de las internas no atinan a darles el justo valor. Ahora, para formar en mi Mamá primero el reino de mi Voluntad y después el de la Redención, no eran necesarias tantas penas, porque no teniendo culpas, la herencia de las penas no era para Ella; su herencia era el reino de mi Voluntad, pero para dar el reino de la Redención a las criaturas, debió sujetarse a tantas penas, así que los frutos de la Redención fueron madurados en el reino de mi Voluntad poseído por Mí y por mi Mamá. No hay cosa bella, buena y útil que no salga de mi Voluntad. Ahora, unida a la Soberana Reina vino mi Humanidad, Ella quedó escondida en Mí, en mis dolores, en mis penas, por eso poco se conoció de Ella, pero de mi Humanidad fue necesario que se conociera lo que Yo hice, cuánto sufrí y cuánto amé, si nada se conociera no habría podido formar el reino de la Redención. El conocimiento de mis penas y de mi Amor es imán y estímulo, incitación, luz para atraer a las almas a tomar los remedios, los bienes que en Ella hay; el saber cuánto me cuestan sus culpas, su salvación, es cadena que los ata a Mí e impide nuevas culpas. Si en cambio nada hubieran sabido de mis penas y de mi muerte, no conociendo cuánto me ha costado su salvación, ninguno habría tenido el pensamiento de amarme y de salvar su alma. ¿Ves entonces cuánto es necesario el hacer conocer cuánto ha hecho y sufrido aquél o aquélla que ha formado en sí un bien universal para darlo a los demás?
    Por siempre Fiat.
    profile
  • JESÚS, NO ES MAESTRO SEVERO. 00:00
    JESÚS, NO ES MAESTRO SEVERO. Catequesis del Papa, Miércoles 14.09.16.-
     
    www.youtube.com Ver mapa mas grande
  • EXALTACION DE LA CRUZ
    La Cruz, es el fruto del amor de Dios, es la puerta estrecha que nos permite entrar en la 'humanidad de Jesús, a participar en sus muchos dones: "Cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí "(Jn las 12.30 a 32). don inestimable es la Cruz, que ayuda al alma a vivir en todo lo que Dios es, a pesar de su invalidez. No se pierde nada en absoluto, la debilidad en la Fortaleza, la oscuridad a la Luz de Dios. La Cruz, el trono real en la que le fue clavado que "... si bien de Dios, no consideró el robo a su igualdad con Dios, sino se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, haciéndose igual que los hombres; en la condición de hombre, se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz "(Fil 2.6 a 8) es el modelo al que todos nosotros deberíamos inspirar porque sólo ella, guarda el tesoro y la fortaleza de la voluntad del Padre Celestial , la cual fue revelado al mundo por medio de su Hijo amado. "Cruz finalmente abrazando" fue la expresión de Jesús cuando se ha presentado con la Cruz, no pesado en la cancha, pero completa de los pecados de toda la humanidad, pasado, presente y futuro.
    Luisa dice que una mañana, Jesús se puso delante del Crucificado en la forma de querer crucificarle, y al mismo tiempo le dije, por medio de sus santísimas llagas, salieron rayos de luz y los clavos que atravesaron sus manos, los pies y el corazón. Louise nunca se le pidió que no sufren sino para hacer esos estigmas invisibles. Así sucedió, nada supo de su cuerpo y a pesar de los dolores fueron indecible, fueron superados por el placer de ser capaz de aliviar los muchos sufrimientos de Jesús. Una mañana, exactamente 14 de septiembre, día de la exaltación de la Cruz, Jesús llevó a Luisa en los lugares sagrados y después de haber hablado de las muchas virtudes de la Cruz, el cielo abierto, bajaron el San Juan Evangelista, la Reina Madre y muchos ángeles. Luisa fue invitado a descansar en la cruz que Jesús había indicado y él mismo fue a inmovilizarla. Estaba feliz porque una pequeña criatura había aceptado en su totalidad su voluntad. La crucifixión de Luisa, a consecuencia de una vida vivida en lo Divino, trajo regalos inmediatos: muchas almas fueron liberados del Purgatorio y emprendió el vuelo hacia el cielo, muchos pecadores se convirtieron y el Buen Jesús hizo partícipe de toda la humanidad para un buen desarrollo siguiendo el sufrimiento de Luisa. A continuación, se aprende, como el que vive, para conocer el valor inapreciable de la Cruz abrazado por Cristo Jesús.
    En este día en que la Santa Iglesia nos lleva a contemplar la Cruz como un trofeo de la victoria sobre el pecado, nos ayude a mirar a Louise y mejorar la cruz en la forma que sea lo Divino lo requiere.
    FIAT
    profile
  • Se siente la necesidad extrema de la verdadera santidad, especialmente en el Sacerdote, y sólo el "Fiat" Todopoderoso de Dios tiene este poder.
    profile
  • Vol. 28. Libro de cielo
    (13) Mayo 20, 1930 » Toda la Creación es miembro de Dios, y cómo participa en todas las cualidades divinas. La Divina Voluntad, recolectora de todos los actos que le pertenecen.
    "Hija mía, cada cosa creada es un miembro mío distinto, y tal me sirve para mantener el orden, la vida de la Creación, y por medio de ella me sirvo, ahora para hacer uso de la Misericordia, ahora de mi Potencia y ahora de mi Justicia; mucho más que estando la Creación inmersa en mi Divina Voluntad, no se puede mover ni obrar si mi Fiat Divino no le da el movimiento, ni la actitud de obrar.
    profile