blog


 

¡¡¡ REGISTRESE !!!

 

 

Somostuiglesia.org es la primera, única y exclusiva red social que pretende unir a todas las personas del universo católico. Podemos hacer amigos de todo el mundo, compartir información, subir vídeos y fotos preferidas, oraciones, eventos, grupos, peregrinaciones, compartir vivencias, disfrutar experiencias… también podemos chatear, crear foros y debates. Aquí encontraras noticias, radio y televisión católica. Únete a la mayor comunidad, donde encontraras personas que verdaderamente aman el mundo católico.

 


Actividades recientes

  • TERREMOTO EN ITALIA. 00:00
    TERREMOTO EN ITALIA. Catequésis del Papa. Miércoles 24.8.16._
     
    youtube Ver mapa mas grande
  • Vol 6. Agosto 23, 1905

    Si el alma hace todo por Dios, permanece extinguida en la llama del amor divino. El pensar en sí mismo jamás es virtud, sino siempre vicio.

    Continuando mi habitual estado, mi bendito Jesús me ha dicho:

    “Hija mía, si el alma hace todo por Mí, imita a aquellas pequeñas mariposas que giran y giran en torno a una llama y quedan extintas en aquella misma llama. Así el alma, según el perfume de sus acciones, de sus movimientos y deseos ofrecidos a Mí, así gira en torno a Mí, ahora en torno a los ojos, ahora al rostro, ahora a las manos, ahora al corazón, según los diversos ofrecimientos que me va haciendo, y con su continuo girar en torno a Mí permanece toda extinta en la llama de mi amor, sin tocar las llamas del purgatorio.”

    Después ha
    profile
  • En cada Santa Misa se renueva la Encarnación.
    Así como Jesucristo se hizo hombre cuando la virtud del Espíritu Santo cubrió con su sombra a la Santísima Virgen María, así renueva la Encarnación en cada Santa Misa sacramentalmente por obra del mismo Santo Espíritu.

    Beato Alain de la Róche op
    profile
  • Comentario: Fr. Austin NORRIS (Mumbai, India)

    «Purifica primero por dentro la copa, para que también por fuera quede pura»
    Hoy tenemos la impresión de “pillar” a Jesús en un arrebato de mal humor —realmente alguien le ha hecho sentir molesto. Jesucristo se siente incómodo con la falsa religiosidad, las peticiones pomposas y la piedad egoísta. Él ha notado un vacío de amor, a saber, echa en falta «la justicia, la misericordia y la fe» (Mt 23,23) tras las acciones superficiales con las que tratan de cumplir la Ley. Jesús encarna esas cualidades en su persona y ministerio. Él era la justicia, la misericordia y la fe. Sus acciones, milagros, sanaciones y palabras rezumaban estos verdaderos fundamentos, que fluyen de su corazón amoroso. Para Jesucristo no se trataba de una cuestión de “Ley”, sino que era un asunto de corazón…

    Incluso en las palabras de castigo vemos en Dios un toque de amor, importante para quienes quieran volver a lo básico: «Se te ha indicado, hombre, qué es lo bueno y qué exige de ti el Señor: nada más que practicar la justicia, amar la fidelidad y caminar humildemente con tu Dios» (Miq 6,8). El Papa Francisco dijo: «Un poco de misericordia hace al mundo menos frío y más justo. Necesitamos comprender bien esta misericordia de Dios, este Padre misericordioso que tiene tanta paciencia... Recordemos al profeta Isaías, cuando afirma que, aunque nuestros pecados fueran rojo escarlata, el Amor de Dios los volverá blancos como la nieve. Es hermoso, esto de la misericordia».

    «¡Purifica primero por dentro la copa, para que también por fuera quede pura!» (Mt 23,26). ¡Cuán cierto es eso para cada uno de nosotros! Sabemos cómo la limpieza personal nos hace sentir frescos y vibrantes por dentro y por fuera. Más aun, en el ámbito espiritual y moral nuestro interior, nuestro espíritu, si está limpio y sano brillará en buenas obras y acciones que honren a Dios y le rindan un verdadero homenaje (cf. Jn 5,23). Fijémonos en el marco más grande del amor, de la justicia y de la fe y no nos perdamos en menudencias que consumen nuestro tiempo, nos empequeñecen y nos hacen quisquillosos. ¡Saltemos al vasto océano del Amor de Dios y no nos conformemos con riachuelos de mezquindad!
    profile
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • CUERPO DE CRISTO

    Ojos inquietos por verlo todo.
    Oídos atentos a los lamentos,
    los gritos, las llamadas.
    Lengua dispuesta a hablar
    verdad, pasión, justicia…

    Cabeza que piensa,
    para encontrar respuestas
    y adivinar caminos,
    para romper las noches
    con brillos nuevos.

    Manos gastadas de tanto bregar,
    de tanto abrazar
    de tanto acoger
    de tanto repartir
    pan, promesa y hogar.

    Entrañas de misericordia
    para llorar las vidas golpeadas
    y celebrar las alegrías.

    Los pies, en marcha
    hacia tierras abiertas
    hacia lugares de encuentro.

    Cicatrices que hablan
    de luchas, de heridas,
    de entregas,
    de amor,
    de resurrección.

    Cuerpo de Cristo…
    …Cuerpo nuestro.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “¿Por qué te empeñas en mí, Señor? Has puesto tu amor en esta pobre carne mía, esta débil carne pecadora, que no tiene vida excepto por tu gracia. Completa tu obra, Señor, y así como tú me has amado desde el principio, has que yo te ame hasta el final”.

    Beato Cardenal Newman.
    profile
  • AGOSTO 22 - FELIZ FIESTA DEL REINADO DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

    Libro de Cielo, Vol 23, Enero 18, 1928 por la Sierva de Dios, Luisa Piccarreta, la “pequeña hija de la Divina Voluntad”.

    La Virgen Espera El Cortejo De Las Otras Reinas Para Tener Su Séquito.

    ‘El Libro de Cielo’ es ‘el Evangelio Del Reino De La Voluntad Divina’.

    Estaba siguiendo los actos en el Querer Divino y decía entre mí: “¡Oh! cómo quisiera encerrarme en el acto primero de Dios para hacer todo con un solo acto, para poder dar a mi Creador todo el amor, toda la gloria, sus mismas beatitudes y alegrías infinitas, para poderlo amar y glorificar como se glorifica y ama Él mismo, ¿qué cosa no le daría si estuviera en aquel acto primero del Fiat Divino? Nada me faltaría para hacer feliz a mi Creador con su misma felicidad.” Y viéndome impotente rogaba a mi Mamá Soberana que viniese en mi ayuda y con sus mismas manos maternas me encerrase en aquel acto primero donde Ella había tenido su perenne morada, porque viviendo en el Divino Querer el primer acto de Dios era suyo, por eso podía darle lo que quería. Pero mientras esto pensaba decía entre mí: “Cuántos desatinos estoy diciendo.” Pero mi amable Jesús moviéndose en mi interior me ha dicho:

    “Hija mía, la Reina del Cielo en su gloria y grandeza está como aislada, porque habiendo vivido Ella sola en el primer acto de Dios, esto es en la plenitud y totalidad del Querer Divino, Ella es Reina aislada, no tiene el cortejo de otras reinas que la circunden y la igualen en la gloria y grandeza que posee. Ella se encuentra en las condiciones de una reina, que si bien circundada de doncellas, de pajes, de fieles amigos que le hacen honor y le hacen compañía, pero ninguna reina semejante a Ella le hace el gran honor de circundarla y de hacerle compañía; ¿qué sería más honor para una reina de la tierra: Estar circundada de otras reinas semejantes a Ella, o bien por personas inferiores de condición, de gloria, de grandeza y de belleza? Hay tal distancia de honor y de gloria entre quien está circundada por reinas y entre quien sólo está circundada por otros que no rige ninguna comparación. Ahora, la Mamá Celestial quiere, desea, espera el reino de la Voluntad Divina sobre la tierra, en el cual estarán las almas que viviendo en él formarán la vida en el primer acto de Dios, las cuales adquirirán la realeza y el derecho de reinas, todos verán impreso en ellas un carácter imborrable, que son hijas del Rey Divino, y como hijas les toca el título y el derecho de reinas. Estas almas tendrán su morada en el palacio real divino, por eso adquirirán nobleza de modos, de obras, de pasos, de palabras, poseerán tal ciencia que ninguna las podrá igualar, serán investidas de tal luz, que la luz misma anunciará a todos que es reina que ha vivido en el palacio real de mi Voluntad. Entonces la Reina Soberana no estará más sola en su regio trono, tendrá las otras reinas que la circundarán, su belleza se reflejará en ellas, su gloria y grandeza encontrarán en quien podrán verterse, ¡oh! cómo se sentirá honrada, glorificada, por eso suspira por quien quiera vivir en el Fiat Divino para formarse las reinas en el acto primero de Él, para poder tener en la patria celestial el séquito de las otras reinas que la circundarán y le darán los honores a Ella debidos.”

    Después de esto estaba pensando en para qué servirán estos escritos sobre la Divina Voluntad, y mi sumo y único bien Jesús, moviéndose en mi interior me ha dicho:

    “Hija mía, todas mis obras se dan la mano, y esta es la señal de que son obras mías, que una no se opone a la otra, es más, están tan ligadas entre ellas que se sostienen mutuamente, tan es verdad, que debiendo formar a mi pueblo elegido del cual, y en el cual debía nacer el futuro Mesías, formé de aquél mismo pueblo el sacerdocio, el cual instruía al pueblo y lo preparaba al gran bien de la Redención, les di leyes, manifestaciones e inspiraciones, sobre las cuales venían formadas las sagradas escrituras llamadas Biblia, y todos estaban atentos al estudio de ella. Después, con mi venida a la tierra Yo no destruí las sagradas escrituras, más bien las apoyé, y mi evangelio anunciado nada se oponía a ellas, es más, se sostenían en modo admirable mutuamente, y con el formar la nueva Iglesia naciente formé el nuevo sacerdocio, los cuales no se apartan ni de las sagradas escrituras, ni del evangelio, todos están atentos sobre de ellos para instruir a los pueblos, y alguno que no quisiera tomar de esta fuente saludable, se puede decir que no me pertenece, porque ellas son la base de mi Iglesia y la misma vida con la cual vienen formados los pueblos.

    Ahora, lo que Yo manifiesto acerca de mi Voluntad Divina y que tú escribes, se puede llamar el EVANGELIO DEL REINO DE LA VOLUNTAD DIVINA, nada se opone ni a las sagradas escrituras ni al evangelio que Yo anuncié estando en la tierra, es más, se puede llamar el sostén del uno y del otro, y por eso permito y llamo a los sacerdotes a que vengan, que lean el evangelio todo de Cielo del reino de mi Fiat Divino, para decir como dije a los apóstoles: ‘Predíquenlo por todo el mundo.’ Porque Yo me sirvo para mis obras del sacerdocio, y así como tuve el sacerdocio antes de mi venida para preparar al pueblo, el sacerdocio de mi Iglesia para confirmar mi venida y todo lo que Yo hice y dije, así tendré el sacerdocio del reino de mi Voluntad. He aquí a qué servirán las tantas cosas que te he manifestado: Las tantas verdades sorprendentes, las promesas de los tantos bienes que debo dar a los hijos del Fiat Voluntas Tua, serán el evangelio, la base, la fuente inagotable de la cual todos tomarán la Vida Celestial, la felicidad terrestre y la restauración de su creación. ¡Oh, cómo se sentirán felices quienes con ansia beban a grandes sorbos en estas fuentes de mis conocimientos, porque ellas contienen la virtud de llevar la Vida del Cielo y de desterrar cualquier infelicidad.”

    Entonces al oír esto, pensaba entre mí en la gran cuestión de los escritos sobre la Divina Voluntad que se encontraban en Messina, llevados allá por el memorable padre Di Francia, y como yo y mis superiores los queremos acá, y los superiores de Messina, instruidos rigurosamente por el venerable padre antes de morir se los quieren tener allá para la publicación, cuando a Dios le parezca bien, por eso no se hace otra cosa que enviar cartas de fuego de un lado y del otro, aquellos para retenerlos y nosotros para recuperarlos, y yo me sentía toda pensativa, fastidiada, cansada y decía entre mí: “¿Cómo es que el buen Jesús ha podido permitir todo esto, quien sabe y a lo mejor también Él se disgusta?”

    Y Él, moviéndose en mi interior me ha dicho: “Hija mía, tú estás preocupada, pero Yo no estoy ni siquiera disgustado, más bien gozo al ver el interés que toman los sacerdotes por estos escritos que formarán el reino de mi Voluntad, esto significa que aprecian el gran bien de ellos, y cada uno quisiera tener consigo un tesoro tan grande, para ser los primeros en comunicarlo a los demás, y mientras dura la cuestión de quién debe vencer, uno se acerca al otro para aconsejarse sobre lo que se debe hacer, y Yo gozo con que otros ministros míos conozcan que existe este tesoro tan grande, de hacer conocer el reino de mi Querer Divino, y Yo me sirvo de esto para formar a los primeros sacerdotes de mi futuro reino de mi Fiat. Hija mía, es una gran necesidad el formar los primeros sacerdotes, ellos me servirán como me sirvieron los apóstoles para formar mi Iglesia, y quien se ocupe de estos escritos para publicarlos, poniéndolos fuera para hacerlos conocer, serán los nuevos evangelistas del reino de mi Suprema Voluntad. Y así como en mi evangelio se menciona el nombre de los cuatro evangelistas que los escribieron, con sumo honor de ellos y gloria mía, así será de aquellos que se ocuparán en escribir los conocimientos sobre mi Voluntad para publicarlos, como nuevos evangelistas de ellos se hará más mención en el reino de mi Voluntad, con sumo honor de ellos y de mi gran gloria de verme regresar en mi regazo el orden de la criatura, la Vida del Cielo sobre la tierra, única finalidad de la Creación. Por eso en estas circunstancias Yo ensancho el giro, y como pescador Yo pesco a aquellos que me deben servir para un reino tan santo. Por eso déjame hacer y no te preocupes.”
    profile
  • CARITAS IN VERITATE DEL SUMO PONTÍFICE BENEDICTO XVI
    1. La caridad en la verdad, de la que Jesucristo se ha hecho testigo con su vida terrenal y, sobre todo, con su muerte y resurrección, es la principal fuerza impulsora del auténtico desarrollo de cada persona y de toda la humanidad. El amor «caritas» es una fuerza extraordinaria, que mueve a las personas a comprometerse con valentía y generosidad en el campo de la justicia y de la paz. Es una fuerza que tiene su origen en Dios, Amor eterno y Verdad absoluta. Cada uno encuentra su propio bien asumiendo el proyecto que Dios tiene sobre él, para realizarlo plenamente: en efecto, encuentra en dicho proyecto su verdad y, aceptando esta verdad, se hace libre (cf. Jn 8,22). Por tanto, defender la verdad, proponerla con humildad y convicción y testimoniarla en la vida son formas exigentes e insustituibles de caridad. Ésta «goza con la verdad» (1 Co 13,6).
    profile
  • Os suplico a todos que tributéis toda reverencia y todo el honor.
    Así, pues, besándoos los pies y con la caridad que puedo, os suplico a todos vosotros, hermanos, que tributéis toda reverencia y todo el honor, en fin, cuanto os sea posible, al Santísimo Cuerpo y Sangre de nuestro Señor Jesucristo, en quien todas las cosas que hay en cielos y tierra han sido pacificadas y reconciliadas con el Dios omnipotente.

    San Francisco de Asís
    Vida Segunda de San Francisco
    Beato Tomás de Celano
    profile
  • Dios es allí el principal autor y obrador invisible.
    Sólo los sacerdotes ordenados en la Iglesia tienen poder de celebrar y consagrar el cuerpo de Jesucristo. El sacerdote es ministro de Dios, cuyas palabras usa por su mandamiento y ordenación; mas Dios es allí el principal autor y obrador invisible, a cuya voluntad todo está sujeto, y a cuyo mandamiento todo obedece.

    Beato Tomás de Kempis
    Imitación de Cristo
    profile
  • CORRÍGEME, SEÑOR

    En el camino, por donde avanzo,
    porque no siempre construyo ni siembro.
    Quiero levantarme, y caigo.
    Hacer el bien, y edifico en el mal.
    Aventurarme, y me quedo en los mínimos.
    Seguirte, y me quedo en mí mismo.

    CORRÍGEME, SEÑOR

    Porque, la salvación que Tú me ofreces
    es eterna frente a lo efímero que veo.
    Es futura, no de hoy para mañana.
    Es universal, no para unos pocos.

    CORRÍGEME, SEÑOR

    Necesito vivir en tu presencia
    para que la soledad no me atrape.
    Necesito de tu Palabra eterna
    y huir de las falsas y huecas .

    Que la vida, Señor, se acaba, pasa…y no vuelve.
    Que temo mal vivir, si no vivo contigo.
    Desgastarme sin ofrecerte de mí lo mejor.
    Morir y, por el sendero, haber dejado sólo tropiezos.
    Y, adentrarme por puertas espaciosas
    que me han conducido a la infelicidad y desencanto.

    CORRÍGEME, SEÑOR

    Aún estoy a tiempo:
    de dar con la puerta que conduce a tu Paraíso
    de abrir la puerta que lleva a la felicidad auténtica
    de empujar la puerta que me enseña la eternidad
    de contemplar, detrás de tu puerta,
    que sólo vives Tú, que sólo reinas Tú
    y que, en el cielo, aún siendo difícil entrar
    la llave y la clave la tenemos en la FE
    que Tú nos das.

    Amén
    profile
  • Grande es este misterio, y grande es la dignidad de los sacerdotes.
    Aunque tuvieses la pureza de los ángeles, y la santidad de San Juan Bautista, no serías digno de recibir ni manejar este Sacramento. Porque no cabe en merecimiento humano que el hombre consagre y tenga en sus manos el Sacramento de Cristo y coma el pan de los ángeles. Grande es este misterio, y grande es la dignidad de los sacerdotes, a los cuales es dado lo que no es concedido a los ángeles.

    Beato Tomás de Kempis
    Imitación de Cristo
    profile
  • VOLUMEN XVII (47) Junio 11, 1925 » El mal de no hacer la Divina Voluntad es irreparable. Así como la Divina Voluntad es el equilibrio de los atributos de Dios, así debería ser el equilibrio de los atributos del hombre.
    Mi Sabiduría, si no fuera por mi Voluntad que le da vida siempre nueva, no manifestaría tanto arte y maestría en nuestras obras. Nuestra Belleza sería descolorida y sin atractivo si no fuera sostenida por esta Voluntad eterna. La Misericordia se convertiría en debilidad si no estuviera equilibrada por mi Voluntad, y así de todo el resto de nuestros atributos. Ahora, nuestra Paterna Bondad tiene tanto Amor hacia las criaturas, que ha establecido el equilibrio del hombre en nuestra Voluntad; era justo que habiendo salido este hombre de la Voluntad Suprema, Ella se hiciera vida que mantuviera el equilibrio a todo el obrar del hombre, dándole la semejanza de su Creador, así que se debía ver en él tal dignidad, majestad, orden en el obrar, para reconocerlo como parto de su Creador.
    profile
  • Si forzosamente obligada no puedes asistir a la Santa Misa.
    Si forzosamente obligada, no puedes asistir a la celebración de este augusto sacrificio, con una presencia real, es menester que, a lo menos' lleves allí tu corazón, para asistir de una manera espiritual. A cualquiera hora de la mañana ve a la iglesia en espíritu, si no puedes ir de otra manera; une tu intención a la de todos los cristianos, y, en el lugar donde te encuentres, haz los mismos actos interiores que harías, si estuvieses realmente presente a la celebración de la santa Misa en alguna iglesia.

    San Francisco de Sales
    Introducción a la vida devota. La Santa Misa
    profile
  • Victor Hugo Deossa Rojas agrego 3 nuevas fotos en Foto estudios a la orden álbum
    • Recovered_JPEG Digital Camera_7304-COLLAGE
    • Recovered_JPEG Digital Camera_6405-COLLAGE
    • Recovered_JPEG Digital Camera_7309-COLLAGE
    photos
  • Subió una nueva foto
    profile
  • VOLUMEN XVII (12) Septiembre 11, 1924 » Terribles efectos de las oposiciones del alma a la Voluntad de Dios. En el Cielo toda la eternidad se pondrá en torno al alma que ha vivido en la Divina Voluntad, para enriquecerla, felicitarla y no la priva de nada de lo que ella contiene.
    "Amor mío, ¿qué dices? ¿Es posible todo este mal? Tu hablar me hace morir de pena, ¡ah! perdóname, ten misericordia de mí que soy tan mala, y confirma mi "sí" con ataduras más fuertes en tu Voluntad, es más, hazme morir antes que hacerme salir de tu Voluntad."

    Y Jesús de nuevo: "Hija mía, cálmate, como inmediatamente te has puesto de nuevo en mi Querer, todas las cosas se han calmado y se han puesto en actitud de nueva fiesta.
    profile
  • Oír, por lo menos cada día, a ser posible, una misa.
    San Francisco de Asís ardía de amor en sus entrañas hacia el sacramento del cuerpo del Señor, sintiéndose oprimido y anonadado por el estupor al considerar tan estimable dignación y tan ardentísima caridad. Reputaba un grave desprecio no oír, por lo menos cada día, a ser posible, una misa. Comulgaba muchísimas veces, y con tanta devoción, que infundía fervor a los presentes. Sintiendo especial reverencia por el Sacramento, digno de todo respeto, ofrecía el sacrificio de todos sus miembros, y al recibir al Cordero sin mancha, inmolaba el espíritu con aquel sagrado fuego que ardía siempre en el altar de su corazón.

    Beato Tomás de Celano
    Vida Segunda de San Francisco
    profile
  • OYE EL CLAMOR QUE NACE DE MI HERIDA

    Oye el clamor que nace de mi herida
    con voz de precipicio y de tormenta,
    ten, oh Dios, tu misericordia atenta
    a la sed y al desierto de mi vida.

    La fuente de tu entraña conmovida
    derrama sobre mí con lluvia lenta;
    cuida de tu viña, poda, ahuyenta
    la noche que me ciega e intimida.

    Gracias por la aurora que en tus alas
    me traes parando el sol junto al camino
    donde gime la llaga en que me aflijo.

    Gracias por tu aceite y por tu vino,
    por el inmenso Amor que me regalas,
    porque eres mi Padre y yo tu hijo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Seguid el espíritu de la Iglesia que tanto se regocija con la venida de su Salvador. Pues así nosotros, siempre debemos estar unidos a la Iglesia. Y esta unión no debe sólo ser exterior o ceremonial, sino que el corazón debe tomar parte y debe estar alegre”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • OYE EL CLAMOR QUE NACE DE MI HERIDA

    Oye el clamor que nace de mi herida
    con voz de precipicio y de tormenta,
    ten, oh Dios, tu misericordia atenta
    a la sed y al desierto de mi vida.

    La fuente de tu entraña conmovida
    derrama sobre mí con lluvia lenta;
    cuida de tu viña, poda, ahuyenta
    la noche que me ciega e intimida.

    Gracias por la aurora que en tus alas
    me traes parando el sol junto al camino
    donde gime la llaga en que me aflijo.

    Gracias por tu aceite y por tu vino,
    por el inmenso Amor que me regalas,
    porque eres mi Padre y yo tu hijo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Seguid el espíritu de la Iglesia que tanto se regocija con la venida de su Salvador. Pues así nosotros, siempre debemos estar unidos a la Iglesia. Y esta unión no debe sólo ser exterior o ceremonial, sino que el corazón debe tomar parte y debe estar alegre”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall