blog


 

¡¡¡ REGISTRESE !!!

 

 

Somostuiglesia.org es la primera Comprar OmiseGo en Colombia, única y exclusiva red social que pretende unir a todas las personas del universo católico. Podemos hacer amigos de todo el mundo, compartir información, subir vídeos y fotos preferidas, oraciones, eventos, grupos, peregrinaciones, compartir vivencias, disfrutar experiencias… también podemos chatear, crear foros y debates. Aquí encontraras noticias, radio y televisión católica. Únete a la mayor comunidad, donde encontraras personas que verdaderamente aman el mundo católico.

 


Comprar Shiba Inu

Actividades recientes

  • Señor resucitado, dame tu perdón, y con tu perdón, la paz. Aumenta mi fe, para que viva sereno y confiado en mi vida cristiana. Tú eres fiel a tus promesas.

    Amén.


    Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
    vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve.

    A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva;
    a Ti suspiramos gimiendo y llorando,
    en este valle de lágrimas.

    Ea, pues, Señora nuestra,
    vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos;
    y después de este destierro muéstranos a Jesús,
    fruto bendito de tu vientre.

    ¡Oh clementísima, oh piadosa,
    oh dulce siempre Virgen María!

    Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
    para que seamos dignos de alcanzar las promesas
    de Nuestro Señor Jesucristo.

    Amén.
    profile
  • El Reino de Dios
    Vol. 2o. Octubre 15, 1926 » Libro de cielo
    En el Cielo se tendrá tanta felicidad por cuanta Voluntad Divina se encerró en el alma en la tierra.
    Continuando mi acostumbrado giro en la Voluntad Suprema decía entre mí: "Mi Jesús, tu Voluntad abraza y encierra todo, y yo a nombre de la primera criatura salida de tus manos creadoras hasta la última que será creada, intento reparar todas las oposiciones de las voluntades humanas hechas a la tuya, y de tomar en mí todos los actos de tu adorable Voluntad que las criaturas han rechazado, para corresponderlos todos en amor, en adoración, de modo que no haya acto tuyo al que no corresponda un acto mío, para que encontrando en cada acto tuyo mi pequeño acto como bilocado en el tuyo, Tú quedes satisfecho y vengas a reinar como en triunfo sobre la tierra. ¿No es tal vez sobre los actos humanos que tu Fiat Eterno quiere encontrar el apoyo donde dominar? Por eso te ofrezco en cada acto tuyo, el mío como terreno para hacerte extender tu reino." Ahora, mientras esto pensaba y decía, mi siempre amable Jesús se ha movido en mi interior y me ha dicho:
    "Pequeña hija de mi Querer, es justo, es necesario, es de derecho de ambas partes, tanto tuya como de mi Voluntad, que quien es hija suya siga la multiplicidad de los actos de mi Querer, y Él los reciba en los suyos. Un padre sería infeliz si no sintiera a su lado a su hijo para ser seguido en sus actos por él, ni el hijo se sentiría amado por el padre si el padre haciéndolo a un lado no se hiciera seguir por su hijo. Por eso, hija de mi Voluntad y recién nacida en Ella significa precisamente esto: "Seguir como hija fiel todos sus actos." Porque tú debes saber que mi Voluntad salió en campo de acción en la Creación en los actos humanos de la criatura, pero para obrar quiere el acto de la criatura en el suyo para desarrollar su obrar y poder decir: "Mi reino está en medio de mis hijos y propiamente en lo íntimo de sus actos." Porque la criatura por cuanto toma de mi Voluntad, Yo extiendo mi reino en ella y ella extiende su reino en mi Voluntad, pero según me hace dominar en sus actos así ensancha sus confines en mi reino, y Yo doy y ella toma más alegría, más felicidad, más bienes y más gloria, porque está establecido que en la patria celestial, tanto de gloria, bienaventuranzas, de felicidad, recibirán por cuanto de mi Voluntad han encerrado en sus almas en la tierra; su gloria será medida por la misma Voluntad mía que poseerán sus almas, no podrán recibir más porque su capacidad viene formada por aquella misma Voluntad Divina que han hecho y poseído mientras vivían sobre la tierra, y aunque mi liberalidad quisiera darles más, les faltaría el lugar donde contenerlas y se desbordarían fuera. Ahora hija mía, de todo lo que mi Voluntad ha establecido dar a las criaturas, de todos sus actos, hasta ahora poco han tomado, poco han conocido, porque su reino no ha sido conocido, mucho menos poseído, por lo tanto en el Cielo no puede dar toda su gloria completa, ni todas las alegrías y felicidad que posee, porque se encuentra en medio de hijos incapaces y de pequeña estatura, y por eso espera con tanto amor y ansia el tiempo de su reino, para tener su total dominio y dar de su Fiat todo lo que había establecido dar a las criaturas, y así formarse los hijos capaces para poderles dar todos sus bienes, y sólo estos hijos en la patria celestial completarán la gloria a todos los bienaventurados, porque habrán encerrado lo que Ella quería al darle libre campo de acción y de dominio, por eso tendrán la gloria esencial, porque tendrán la capacidad y el espacio donde contenerla, los demás, por medio de éstos tendrán la gloria accidental, y todos gozarán juntos la gloria completa y la plena felicidad de mi Voluntad. Así que el reino del Fiat Supremo será el pleno triunfo del Cielo y de la tierra."
    Ahora pensaba entre mí: "Nuestro Señor en el Padre Nuestro nos enseña a decir, a pedir: "Hágase tu Voluntad", ¿entonces por qué dice que quiere que se viva en Ella?" Y Jesús siempre benigno, moviéndose en mi interior me ha dicho:
    "Hija mía, el "Hágase tu Voluntad" que Yo enseñé a pedir en el Padre Nuestro, significaba que todos debían pedir que al menos hicieran la Voluntad de Dios, y esto es de todos los cristianos y de todos los tiempos, no se puede decir cristiano si no se dispone a hacer la Voluntad de su Padre Celestial. Pero tú no has pensado en la frase que viene inmediatamente después: "Como en el Cielo así en la tierra." Esto significa vivir en el Querer Divino, significa pedir que venga el reino de mi Voluntad a la tierra para vivir en él; en el Cielo no sólo hacen mi Voluntad sino que viven en Ella, la poseen como cosa y reino propio, y si la hicieran y no la poseyeran no sería plena su felicidad, porque la verdadera felicidad comienza en el fondo del alma. Hacer la Voluntad de Dios no significa poseerla, sino someterse a sus órdenes, en cambio vivir en Ella es posesión. Por eso en el Padre Nuestro está la petición: En las palabras "Hágase tu Voluntad", que todos hagan la Voluntad Suprema; y en el "como en el Cielo así en la tierra", que el hombre regrese en aquella Voluntad de donde salió, para readquirir su felicidad, los bienes perdidos y la posesión de su reino divino."
    profile
  • La Resurreccion
    L Resurrección
    Vol. 20. 12.12.1926
    Hija mía, al crear al hombre la Divinidad lo puso dentro del Sol de la Divina Voluntad, y en él puso a todas las criaturas. Este Sol le servía de vestidura, no sólo del alma, sino que sus rayos eran tantos que cubrían también su cuerpo, de modo que para él era más que vestidura, que tanto lo adornaba y embellecía, que ni reyes ni emperadores jamás se han visto tan adornados como Adán se veía con esa vestidura de luz fulgidísima.
    Se equivocan los que dicen que Adán, antes de pecar, iba desnudo; falso, falso. Si todas las cosas creadas por Nosotros están enteramente adornadas y vestidas, él, que era nuestra joya, el destinatario para el que todas las cosas fueron creadas, ¿no tenía que tener la vestidura más bella y el ornamento más hermoso? Por eso, era decoroso que tuviera la bella vestidura de la luz del Sol de nuestra Voluntad, y poseyendo esta vestidura de luz, no necesitaba ropas materiales para cubrirse. Pero en el momento que se salió del FIAT Divino, la luz se retiró del alma y del cuerpo y perdió su bella vestidura, y al no verse ya rodeado de luz, se sintió desnudo. Y avergonzándose al verse desnudo él sólo en medio a todas las cosas creadas, sintió la necesidad de cubrirse y se sirvió de lo superfluo de las cosas creadas para cubrir su desnudez.
    Tan cierto es, que después de mi sumo dolor al ver divididas mis vestiduras y sorteada mi túnica, al resucitar mi Humanidad no tomé otras vestiduras, sino que me vestí con la vestidura fulgidísima del Sol de mi Querer Supremo. Era la misma vestidura que tenía Adán cuando fue creado, porque para abrir el Cielo mi Humanidad tenía que ir vestida con la luz del Sol de mi Querer Supremo, vestidura real que, dándome las insignias de Rey y el dominio en mis manos, abrió el Cielo a todos los redimidos. Y presentándome ante mi Padre Celestial, Le ofrecí las vestiduras íntegras y bellas de su Voluntad, con que estaba cubierta mi Humanidad, para hacer que reconociera como hijos nuestros a todos los redimidos. Así que mi Voluntad, mientras es vida, es a la vez la verdadera vestidura con que fue creada la criatura, y por eso tiene todo el derecho a Ella; ¿pero cuánto no hace para rehuir de esa luz? Por eso, tú mantente firme en este Sol del Eterno FIAT y Yo te ayudaré a que te mantengas en esta luz.
    Entonces yo, al oír eso, le he dicho: Jesús mío y todo mío, ¿cómo? Adán en el estado de inocencia no necesitaba vestiduras, porque la luz de tu Voluntad era más que vestidura, mientras que la Reina Soberana poseía íntegra tu Voluntad y Tú mismo eras esa misma Voluntad, y sin embargo ni la Mamá Celestial ni Tú llevabais vestiduras de luz, y los dos os servisteis de ropas materiales para cubriros; ¿cómo es eso? Y Jesús ha proseguido:
    Hija mía, tanto Yo cuanto mi Madre vinimos a hermanarnos con las criaturas, vinimos a levantar a la humanidad decaída, y por tanto a tomar las miserias y humillaciones en que había caído, para expiarlas a costa de nuestra vida. Si nos hubieran visto vestidos de luz, ¿quién se habría atrevido a acercarse a tratar con Nosotros? Y durante mi Pasión, ¿quién se habría atrevido a tocarme? La luz del Sol de mi Querer los habría cegado y derribado al suelo; por tanto tuve que hacer un milagro más grande, ocultando esta luz en el velo de mi Humanidad, mostrándome como uno de ellos. Porque mi Humanidad representaba, no a Adán inocente, sino a Adán caído, y por tanto me tenía que someter a todos sus males, tomarlos sobre Mí como si fueran míos, para expiarlos ante la Divina Justicia. Por el contrario, cuando resucité de la muerte, representando a Adán inocente, el nuevo Adán, hice cesar el milagro de tener ocultas en el velo de mi Humanidad las vestiduras del fúlgido Sol de mi Querer y quedé vestido de luz purísima, y con esta vestidura real y deslumbradora hice mi entrada en mi Patria, quedando las puertas abiertas, pues hasta ese momento habían estado cerradas, para hacer entrar a todos aquellos que me habían seguido. Por tanto, no haciendo nuestra Voluntad, no hay bien que no se pierda, no hay mal que no se adquiera.
    profile
  • NUESTRA FE NACE LA MAÑANA DE PASCUA. 00:00
    NUESTRA FE NACE LA MAÑANA DE PASCUA. CATEQUESIS DEL PAPA, Miércoles 19.4.17.-
     
    www.youtube.com Ver mapa mas grande
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • RESUCITADO

    Tu cuerpo levantado de la muerte,
    el mismo que clavado fue en la cruz
    y fue enterrado, vive lleno de Luz,
    bello, triunfante, glorioso y fuerte.

    Las llagas con que diste a los esclavos
    la eterna libertad, pies y costado
    hendido por la lanza del soldado
    y manos traspasadas por los clavos,

    destellan con la Gloria de la Vida,
    relucen como el sol sobre la flor
    y muestras las señales del Amor
    que sólo Tú posees por cada herida.

    Tu carne que a la muerte fue arrastrada,
    transida para siempre del aliento
    divino del Espíritu da al viento
    del alba una fragancia desatada

    de Cielo y de jardín, de omnipotente
    Presencia de Dios que eres Tú mismo.
    Vencedor de la muerte y del abismo
    caminas con la luz sobre la frente.

    Resucitado te predica el día,
    eternamente vivo la creación;
    resucitado te anuncia Simón,
    resucitado la tumba vacía.

    Aquel que fue clavado en un madero
    y murió por Amor a cada hombre
    tiene el Nombre sobre todo nombre
    y vive entre los muertos el primero.

    Recibe, Señor, la adoración
    de mi espíritu roto y humillado;
    recibe Salvador resucitado
    el amor de mi pobre corazón

    y la Fe que creo y que proclamo:
    Que Tú eres el Hijo de Dios vivo,
    el único Señor a quien yo sirvo
    y el único Dios a quien yo amo.

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “No nos une en la religión los lazos de la familia, porque no somos parientes; no nos una la amistad, porque no nos conocíamos; ni la educación, porque la hemos recibido distinta unos de otros. ¿Qué nos une? La caridad de Cristo”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    profile
  • JESÚS LE HABLA A LUISA SOBRE LA RESURRECCIÓN
    Libro de Cielo, Vol 36 - Abril 20, 1938

    Después de esto continuaba mi giro en todo lo que hizo Nuestro Señor sobre la tierra, y me he detenido en el acto de la Resurrección. ¡Qué triunfo, qué gloria! El Cielo se volcó sobre la tierra para ser espectador de una gloria tan grande. Y mi amado Jesús ha regresado y me ha dicho:

    “Hija mía, en mi Resurrección venía constituido el derecho a todas las criaturas de resurgir en Mí a nueva vida, era la confirmación, el sello de toda mi Vida, de mis obras, de mis palabras, y confirmación de que si vine a la tierra fue para darme a todos y a cada uno como Vida que les pertenecía.

    Mi Resurrección era el triunfo de todos y la nueva conquista que todos hacían de Aquél que había muerto por todos, para darles vida y hacerlos resurgir en mi misma Resurrección.

    ¿Pero quieres saber cuando es la verdadera resurrección de la criatura?

    No al final de los días, sino mientras aún vive en la tierra; quien vive en mi Voluntad, ella resurge a la luz y puede decir: ‘Mi noche ha terminado.’

    Resurge en el Amor de su Creador, de modo que no existe más para ella el frío, las nieves, sino que siente la sonrisa de la primavera celestial.

    Resurge a la santidad, la cual pone en precipitosa fuga a las debilidades, a las miserias, a las pasiones.

    Resurge a todo lo que es Cielo, y si mira la tierra, el cielo, el sol, los mira para encontrar las obras de su Creador, para tener ocasión de narrarle su gloria y su larga historia de amor.

    Por eso quien vive en mi Querer, puede decir como dijo el ángel a las piadosas mujeres cuando fueron al sepulcro: ‘Ha resucitado, no está más aquí.’Quien vive en mi Querer puede decir lo mismo: ‘Mi voluntad no está más conmigo, ha resucitado en el Fiat.’

    Y si las circunstancias de la vida, las ocasiones, las penas, circundan a la criatura como buscando su voluntad, ella puede responder: ‘Mi voluntad ha resucitado, no la tengo más en mi poder, en sustitución tengo a la Divina Voluntad y con su luz quiero investir todo lo que me circunda: Circunstancias, penas, para formar en ellas tantas conquistas divinas.’
    Quien vive en nuestro Querer encuentra la vida en los actos de su Jesús, y corre siempre en ella nuestra Voluntad obrante, conquistante y triunfante, y nos da tal gloria que el Cielo no la puede contener.

    Por eso vive siempre en nuestro Querer, no salgas jamás de Él si quieres ser nuestro triunfo y nuestra gloria.”
    profile
  • Vol. 20. Octubre 9, 1926 »Libro de cielo
    El reino de la Voluntad de Dios será una nueva creación. Gusto de Jesús al oír hablar de su Voluntad.
    Estaba según mi costumbre haciendo mi giro en el Querer Supremo y mi dulce Jesús me hacía ver un globo de luz en mi interior, y conforme repetía mis actos en el Fiat Divino se hacía más grande y los rayos que de él salían se hacían más largos, y mi siempre amado Jesús me ha dicho:
    "Hija mía, por cuanto más frecuentemente gires en mi Voluntad para repetir tus actos, tanto más grande se hace la circunferencia del globo de luz, y por cuanta más fuerza de luz posee, tanto más se pueden extender sus rayos que deben iluminar el reino del Fiat Eterno. Tus actos fundidos, perdidos en mi Querer, formarán el sol especial que debe iluminar un reino tan santo, este sol poseerá la fuerza creadora y conforme extienda sus rayos, así quedará la marca de su santidad, de la bondad, de la luz, de la belleza y de la semejanza divina. Quien se haga iluminar por su luz sentirá la fuerza de una nueva creación continua de alegría, de contentos y de bienes sin fin. Por eso el reino de mi Voluntad, dominando Ella todos los actos de aquellos que vivirán en él, será continua creación; así que la criatura estará bajo un acto nuevo continuado de este Supremo Querer que la tendrá tan absorbida, que le hará faltar el campo de acción al propio yo. Por eso amo tanto que el reino de mi Voluntad sea conocido, por el gran bien que recibirán las criaturas y por el libre campo de acción que Ella tendrá, porque ahora el Supremo Querer está obstaculizado por el propio yo, en cambio cuando sea conocido, sus rayos vivificantes, penetrantes y plenos de viva luz, eclipsarán la voluntad humana, ésta quedará deslumbrada por su luz refulgente y viendo el gran bien que le vendrá, dará libertad de acción a mi Voluntad dándole el total dominio. Así que para mi Voluntad, en este su reino, empezará una nueva era, una creación continua, pondrá fuera todo lo que había establecido dar a las criaturas si hubieran hecho siempre su Voluntad, y que por tantos siglos ha debido tener en Sí como en depósito, para después sacarlos para bien de los hijos de su reino."
    Después de esto he seguido rezando, pero mientras rezaba veía que mi sumo Bien Jesús, de prisa salía del fondo de mi interior, empujando un bulto de luz que estaba encima de Él, que lo tenía como eclipsado bajo de ella dentro de mí, y me impedía el verlo, por eso Él, empujándolo de prisa ha salido y yo le he dicho: "Jesús mío, ¿qué cosa es esta prisa que tienes? ¿Es tal vez alguna cosa que te interesa mucho?"
    Y Jesús: "Cierto, cierto hija que es la cosa que más me interesa, mira, he escuchado hasta dentro de ti al padre que se llevó nuestros escritos que hablaba de mi Voluntad a los que lo rodeaban, con tanto amor que me sentí herir hasta en el corazón, y por eso he querido salir fuera de ti para escucharlo, son mis mismas palabras que he dicho sobre mi Voluntad que me resuenan al oído, escucho mi eco y por eso quiero tomarme todo el gusto de escucharlo, y quiero que también tú lo tomes por compensación de los sacrificios que has hecho."
    Mientras estaba en esto yo veía que un rayo de luz salía de Jesús, que se alargaba tanto que llegaba hasta donde se encontraba el reverendo padre, que invistiéndolo lo hacía hablar y Jesús se consolaba al oír hablar sobre su adorable Voluntad.
    profile
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

    Mientras que el orden natural se admira
    del súbito vigor, que en esta aurora
    contra el tiempo voraz se corrobora,
    y atónita la muerte se retira:

    Crecer en un sepulcro la luz mira,
    que el aire asalta y las tinieblas dora:
    y oye la antigua voz producidora,
    que otra segunda instauración le inspira.

    ¡Oh eterno Amor! Si al nuevo impulso tuyo
    Naturaleza en todo el gran distrito
    risueña y fuerte aviva el movimiento,

    ¿por qué yo no lo busco o no lo admito?
    ¿Yo sólo, estéril al fecundo aliento,
    de la común resurrección me excluyo?

    Bartolomé L. de Argensola.

    “Viva siempre en terreno sobrenatural, mirando las cosas a la luz de Dios, así será siempre feliz, y sabrá dar a cada cosa “su justo valor”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    profile
  • AMAR ES UN DON. 00:00
    AMAR ES UN DON. Catequesis del Papa, Miércoles Santo, 12.04.17.-
     
    www.youtube.com Ver mapa mas grande