blog


Personas que quizás conozcas

Acerca de mi

Información básica

Sexo
Hombre
Edad
76

Información del contacto

País
España
Ciudad
Sevilla
Miguel González Rodríguez

Miguel González Rodríguez

CRUZ

¿Qué quieres abrazar desde la altura
en sangre de la Cruz que te sostiene?
¿qué tiene la madera, di qué tiene
que a ella te sometes sola y dura?

¿Qué estrechas en la terca arquitectura
del árbol que te alza y te detiene?
¿De dónde viene a ti, de dónde viene
el ansia por ser fruto de amargura?

-Mi vida quiero darte por tu muerte,
mi aliento por tu tierra desolada,
darte mi plenitud por tu vacío.

Quiero darte mi todo por tu nada,
darte por lo tuyo lo que es mío,
mi corazón que amándote se vierte-

Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

“Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

Santa Ángela de la Cruz.
- Hace 6 días
  • Miembro desde
  • Sábado, 06 Octubre 2012 15:47
  • Última vez en línea
  • Hace 5 días
  • Vistas del Perfil
  • 5,074 vistas
  • CRUZ

    ¿Qué quieres abrazar desde la altura
    en sangre de la Cruz que te sostiene?
    ¿qué tiene la madera, di qué tiene
    que a ella te sometes sola y dura?

    ¿Qué estrechas en la terca arquitectura
    del árbol que te alza y te detiene?
    ¿De dónde viene a ti, de dónde viene
    el ansia por ser fruto de amargura?

    -Mi vida quiero darte por tu muerte,
    mi aliento por tu tierra desolada,
    darte mi plenitud por tu vacío.

    Quiero darte mi todo por tu nada,
    darte por lo tuyo lo que es mío,
    mi corazón que amándote se vierte-

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

    Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • CRUZ

    ¿Qué quieres abrazar desde la altura
    en sangre de la Cruz que te sostiene?
    ¿qué tiene la madera, di qué tiene
    que a ella te sometes sola y dura?

    ¿Qué estrechas en la terca arquitectura
    del árbol que te alza y te detiene?
    ¿De dónde viene a ti, de dónde viene
    el ansia por ser fruto de amargura?

    -Mi vida quiero darte por tu muerte,
    mi aliento por tu tierra desolada,
    darte mi plenitud por tu vacío.

    Quiero darte mi todo por tu nada,
    darte por lo tuyo lo que es mío,
    mi corazón que amándote se vierte-

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

    Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • CRUZ

    ¿Qué quieres abrazar desde la altura
    en sangre de la Cruz que te sostiene?
    ¿qué tiene la madera, di qué tiene
    que a ella te sometes sola y dura?

    ¿Qué estrechas en la terca arquitectura
    del árbol que te alza y te detiene?
    ¿De dónde viene a ti, de dónde viene
    el ansia por ser fruto de amargura?

    -Mi vida quiero darte por tu muerte,
    mi aliento por tu tierra desolada,
    darte mi plenitud por tu vacío.

    Quiero darte mi todo por tu nada,
    darte por lo tuyo lo que es mío,
    mi corazón que amándote se vierte-

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

    Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • CRUZ

    ¿Qué quieres abrazar desde la altura
    en sangre de la Cruz que te sostiene?
    ¿qué tiene la madera, di qué tiene
    que a ella te sometes sola y dura?

    ¿Qué estrechas en la terca arquitectura
    del árbol que te alza y te detiene?
    ¿De dónde viene a ti, de dónde viene
    el ansia por ser fruto de amargura?

    -Mi vida quiero darte por tu muerte,
    mi aliento por tu tierra desolada,
    darte mi plenitud por tu vacío.

    Quiero darte mi todo por tu nada,
    darte por lo tuyo lo que es mío,
    mi corazón que amándote se vierte-

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

    Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • CRUZ

    ¿Qué quieres abrazar desde la altura
    en sangre de la Cruz que te sostiene?
    ¿qué tiene la madera, di qué tiene
    que a ella te sometes sola y dura?

    ¿Qué estrechas en la terca arquitectura
    del árbol que te alza y te detiene?
    ¿De dónde viene a ti, de dónde viene
    el ansia por ser fruto de amargura?

    -Mi vida quiero darte por tu muerte,
    mi aliento por tu tierra desolada,
    darte mi plenitud por tu vacío.

    Quiero darte mi todo por tu nada,
    darte por lo tuyo lo que es mío,
    mi corazón que amándote se vierte-

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

    Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • CRUZ

    ¿Qué quieres abrazar desde la altura
    en sangre de la Cruz que te sostiene?
    ¿qué tiene la madera, di qué tiene
    que a ella te sometes sola y dura?

    ¿Qué estrechas en la terca arquitectura
    del árbol que te alza y te detiene?
    ¿De dónde viene a ti, de dónde viene
    el ansia por ser fruto de amargura?

    -Mi vida quiero darte por tu muerte,
    mi aliento por tu tierra desolada,
    darte mi plenitud por tu vacío.

    Quiero darte mi todo por tu nada,
    darte por lo tuyo lo que es mío,
    mi corazón que amándote se vierte-

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

    Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • CRUZ

    ¿Qué quieres abrazar desde la altura
    en sangre de la Cruz que te sostiene?
    ¿qué tiene la madera, di qué tiene
    que a ella te sometes sola y dura?

    ¿Qué estrechas en la terca arquitectura
    del árbol que te alza y te detiene?
    ¿De dónde viene a ti, de dónde viene
    el ansia por ser fruto de amargura?

    -Mi vida quiero darte por tu muerte,
    mi aliento por tu tierra desolada,
    darte mi plenitud por tu vacío.

    Quiero darte mi todo por tu nada,
    darte por lo tuyo lo que es mío,
    mi corazón que amándote se vierte-

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

    Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • CRUZ

    ¿Qué quieres abrazar desde la altura
    en sangre de la Cruz que te sostiene?
    ¿qué tiene la madera, di qué tiene
    que a ella te sometes sola y dura?

    ¿Qué estrechas en la terca arquitectura
    del árbol que te alza y te detiene?
    ¿De dónde viene a ti, de dónde viene
    el ansia por ser fruto de amargura?

    -Mi vida quiero darte por tu muerte,
    mi aliento por tu tierra desolada,
    darte mi plenitud por tu vacío.

    Quiero darte mi todo por tu nada,
    darte por lo tuyo lo que es mío,
    mi corazón que amándote se vierte-

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

    Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • CRUZ

    ¿Qué quieres abrazar desde la altura
    en sangre de la Cruz que te sostiene?
    ¿qué tiene la madera, di qué tiene
    que a ella te sometes sola y dura?

    ¿Qué estrechas en la terca arquitectura
    del árbol que te alza y te detiene?
    ¿De dónde viene a ti, de dónde viene
    el ansia por ser fruto de amargura?

    -Mi vida quiero darte por tu muerte,
    mi aliento por tu tierra desolada,
    darte mi plenitud por tu vacío.

    Quiero darte mi todo por tu nada,
    darte por lo tuyo lo que es mío,
    mi corazón que amándote se vierte-

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

    Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • CRUZ

    ¿Qué quieres abrazar desde la altura
    en sangre de la Cruz que te sostiene?
    ¿qué tiene la madera, di qué tiene
    que a ella te sometes sola y dura?

    ¿Qué estrechas en la terca arquitectura
    del árbol que te alza y te detiene?
    ¿De dónde viene a ti, de dónde viene
    el ansia por ser fruto de amargura?

    -Mi vida quiero darte por tu muerte,
    mi aliento por tu tierra desolada,
    darte mi plenitud por tu vacío.

    Quiero darte mi todo por tu nada,
    darte por lo tuyo lo que es mío,
    mi corazón que amándote se vierte-

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

    Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • CRUZ

    ¿Qué quieres abrazar desde la altura
    en sangre de la Cruz que te sostiene?
    ¿qué tiene la madera, di qué tiene
    que a ella te sometes sola y dura?

    ¿Qué estrechas en la terca arquitectura
    del árbol que te alza y te detiene?
    ¿De dónde viene a ti, de dónde viene
    el ansia por ser fruto de amargura?

    -Mi vida quiero darte por tu muerte,
    mi aliento por tu tierra desolada,
    darte mi plenitud por tu vacío.

    Quiero darte mi todo por tu nada,
    darte por lo tuyo lo que es mío,
    mi corazón que amándote se vierte-

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

    Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • CRUZ

    ¿Qué quieres abrazar desde la altura
    en sangre de la Cruz que te sostiene?
    ¿qué tiene la madera, di qué tiene
    que a ella te sometes sola y dura?

    ¿Qué estrechas en la terca arquitectura
    del árbol que te alza y te detiene?
    ¿De dónde viene a ti, de dónde viene
    el ansia por ser fruto de amargura?

    -Mi vida quiero darte por tu muerte,
    mi aliento por tu tierra desolada,
    darte mi plenitud por tu vacío.

    Quiero darte mi todo por tu nada,
    darte por lo tuyo lo que es mío,
    mi corazón que amándote se vierte-

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

    Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • CRUZ

    ¿Qué quieres abrazar desde la altura
    en sangre de la Cruz que te sostiene?
    ¿qué tiene la madera, di qué tiene
    que a ella te sometes sola y dura?

    ¿Qué estrechas en la terca arquitectura
    del árbol que te alza y te detiene?
    ¿De dónde viene a ti, de dónde viene
    el ansia por ser fruto de amargura?

    -Mi vida quiero darte por tu muerte,
    mi aliento por tu tierra desolada,
    darte mi plenitud por tu vacío.

    Quiero darte mi todo por tu nada,
    darte por lo tuyo lo que es mío,
    mi corazón que amándote se vierte-

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

    Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • CRUZ

    ¿Qué quieres abrazar desde la altura
    en sangre de la Cruz que te sostiene?
    ¿qué tiene la madera, di qué tiene
    que a ella te sometes sola y dura?

    ¿Qué estrechas en la terca arquitectura
    del árbol que te alza y te detiene?
    ¿De dónde viene a ti, de dónde viene
    el ansia por ser fruto de amargura?

    -Mi vida quiero darte por tu muerte,
    mi aliento por tu tierra desolada,
    darte mi plenitud por tu vacío.

    Quiero darte mi todo por tu nada,
    darte por lo tuyo lo que es mío,
    mi corazón que amándote se vierte-

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

    Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • CRUZ

    ¿Qué quieres abrazar desde la altura
    en sangre de la Cruz que te sostiene?
    ¿qué tiene la madera, di qué tiene
    que a ella te sometes sola y dura?

    ¿Qué estrechas en la terca arquitectura
    del árbol que te alza y te detiene?
    ¿De dónde viene a ti, de dónde viene
    el ansia por ser fruto de amargura?

    -Mi vida quiero darte por tu muerte,
    mi aliento por tu tierra desolada,
    darte mi plenitud por tu vacío.

    Quiero darte mi todo por tu nada,
    darte por lo tuyo lo que es mío,
    mi corazón que amándote se vierte-

    Ángel García-Rayo Luengo, Pbro.

    “Me parece que debo no sólo exortarles a la práctica de la caridad, sino escribirlo a todas las casas, para que amándola con toda nuestra alma pongamos mucho cuidado en no faltar; y para que avisados del peligro, andemos con más cuidado para evitar hasta la más pequeña falta en este punto. Pues yo les digo a ustedes, que este caridad que Dios nos pide es tan fina y delicada, que con la cosa más pequeña se empaña. Y se conoce, cuando se hace un examen escrupuloso sobre ella y vemos aquel gesto, aquella palabra, aquella importancia que nos dimos, aquellas explicaciones que hacemos de ciertas cosas sin necesidad y que todo viene a redundar en perjuicio de nuestros hermanos. Porque yo se lo digo por experiencia: “pocas veces se habla, que poco o mucho no faltemos a la caridad”.

    Acabo diciendo: Caridad con nuestros prójimos, con nuestros hermanos; caridad en lo grande, caridad en lo pequeño; caridad nacida de la humildad para ver nuestras faltas y las virtudes de los demás. Caridad, que es lo que nos enseña nuestro Dios en el Calvario”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    profile
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA LIMPIA CONCEPCIÓN

    Miraba Dios a Adán, cuando hacía
    el contrato del árbol que vedaba,
    que a quebrantado Adán, Dios se obligaba
    a padecer en carne de María.

    Y visto que en Adán se comprendía
    todo el linaje humano que faltaba,
    y que su misma Madre se manchaba,
    si en culpa original se concebía.

    Dijo, mi Madre no es comprendida,
    yo pagaré muriendo el exceptuarla;
    quede mi eterno Padre satisfecho.

    Pues si es por preservada redimida,
    y el caso en estos términos se halla,
    donde hay poder y amor, ¿quién niega el hecho?

    Décima

    Cuando os miro concebida
    sin pecado original,
    aunque no eterna, inmortal,
    no cautiva y redimida,
    mi vocación me convida
    a creer de esa belleza,
    que aunque por naturaleza
    no sois Dios, porque sois vos
    Madre de Dios, sois el Dios
    de la criada pureza.

    Alonso Remón, s/XVI.

    “Pídele al Señor, para ti y para mí, un corazón muy grande que sepa amar a todos tal y como son, y se goce siempre en el bien ajeno”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    profile
  • ACORDARSE DE JESÚS, La memoria y la esperanza. 00:00
    ACORDARSE DE JESÚS, La memoria y la esperanza. Catequesis del Papa, Miércoles, 30.08.17.-
     
    www.youtube.com Ver mapa mas grande
  • ESE VOLAR ANSIOSO QUE ME ALIENTA

    Viaja por aires preocupada;
    no contempla las nubes ni el paisaje,
    no busca ni morada ni hospedaje,
    ni se siente perdida ni cansada.

    Desea hallar la ruta tan buscada
    que ha de existir quién sabe en qué paraje
    y vuela muy ligera de equipaje;
    quiere sentirse un alma desnudada.

    La ilumina el tesoro prometido
    y es por eso su gesto decidido
    y su afán animoso y consecuente.

    Busca encontrar a Dios y en su acechanza
    tiene una firme y cálida esperanza:
    vivir en su presencia eternamente.

    Joaquín Fernández González.

    “No basta denunciar: hay que hacer. Hay que comprometerse en primera persona, junto con todos los hombres de buena voluntad, en la construcción de un mundo que sea realmente a medida del hombre, más aún, a medida de los hijos de Dios”.

    San Juan Pablo II.
    groups.wall
  • ESE VOLAR ANSIOSO QUE ME ALIENTA

    Viaja por aires preocupada;
    no contempla las nubes ni el paisaje,
    no busca ni morada ni hospedaje,
    ni se siente perdida ni cansada.

    Desea hallar la ruta tan buscada
    que ha de existir quién sabe en qué paraje
    y vuela muy ligera de equipaje;
    quiere sentirse un alma desnudada.

    La ilumina el tesoro prometido
    y es por eso su gesto decidido
    y su afán animoso y consecuente.

    Busca encontrar a Dios y en su acechanza
    tiene una firme y cálida esperanza:
    vivir en su presencia eternamente.

    Joaquín Fernández González.

    “No basta denunciar: hay que hacer. Hay que comprometerse en primera persona, junto con todos los hombres de buena voluntad, en la construcción de un mundo que sea realmente a medida del hombre, más aún, a medida de los hijos de Dios”.

    San Juan Pablo II.
    groups.wall
  • ESE VOLAR ANSIOSO QUE ME ALIENTA

    Viaja por aires preocupada;
    no contempla las nubes ni el paisaje,
    no busca ni morada ni hospedaje,
    ni se siente perdida ni cansada.

    Desea hallar la ruta tan buscada
    que ha de existir quién sabe en qué paraje
    y vuela muy ligera de equipaje;
    quiere sentirse un alma desnudada.

    La ilumina el tesoro prometido
    y es por eso su gesto decidido
    y su afán animoso y consecuente.

    Busca encontrar a Dios y en su acechanza
    tiene una firme y cálida esperanza:
    vivir en su presencia eternamente.

    Joaquín Fernández González.

    “No basta denunciar: hay que hacer. Hay que comprometerse en primera persona, junto con todos los hombres de buena voluntad, en la construcción de un mundo que sea realmente a medida del hombre, más aún, a medida de los hijos de Dios”.

    San Juan Pablo II.
    groups.wall
  • ESE VOLAR ANSIOSO QUE ME ALIENTA

    Viaja por aires preocupada;
    no contempla las nubes ni el paisaje,
    no busca ni morada ni hospedaje,
    ni se siente perdida ni cansada.

    Desea hallar la ruta tan buscada
    que ha de existir quién sabe en qué paraje
    y vuela muy ligera de equipaje;
    quiere sentirse un alma desnudada.

    La ilumina el tesoro prometido
    y es por eso su gesto decidido
    y su afán animoso y consecuente.

    Busca encontrar a Dios y en su acechanza
    tiene una firme y cálida esperanza:
    vivir en su presencia eternamente.

    Joaquín Fernández González.

    “No basta denunciar: hay que hacer. Hay que comprometerse en primera persona, junto con todos los hombres de buena voluntad, en la construcción de un mundo que sea realmente a medida del hombre, más aún, a medida de los hijos de Dios”.

    San Juan Pablo II.
    groups.wall
  • ESE VOLAR ANSIOSO QUE ME ALIENTA

    Viaja por aires preocupada;
    no contempla las nubes ni el paisaje,
    no busca ni morada ni hospedaje,
    ni se siente perdida ni cansada.

    Desea hallar la ruta tan buscada
    que ha de existir quién sabe en qué paraje
    y vuela muy ligera de equipaje;
    quiere sentirse un alma desnudada.

    La ilumina el tesoro prometido
    y es por eso su gesto decidido
    y su afán animoso y consecuente.

    Busca encontrar a Dios y en su acechanza
    tiene una firme y cálida esperanza:
    vivir en su presencia eternamente.

    Joaquín Fernández González.

    “No basta denunciar: hay que hacer. Hay que comprometerse en primera persona, junto con todos los hombres de buena voluntad, en la construcción de un mundo que sea realmente a medida del hombre, más aún, a medida de los hijos de Dios”.

    San Juan Pablo II.
    groups.wall
  • ESE VOLAR ANSIOSO QUE ME ALIENTA

    Viaja por aires preocupada;
    no contempla las nubes ni el paisaje,
    no busca ni morada ni hospedaje,
    ni se siente perdida ni cansada.

    Desea hallar la ruta tan buscada
    que ha de existir quién sabe en qué paraje
    y vuela muy ligera de equipaje;
    quiere sentirse un alma desnudada.

    La ilumina el tesoro prometido
    y es por eso su gesto decidido
    y su afán animoso y consecuente.

    Busca encontrar a Dios y en su acechanza
    tiene una firme y cálida esperanza:
    vivir en su presencia eternamente.

    Joaquín Fernández González.

    “No basta denunciar: hay que hacer. Hay que comprometerse en primera persona, junto con todos los hombres de buena voluntad, en la construcción de un mundo que sea realmente a medida del hombre, más aún, a medida de los hijos de Dios”.

    San Juan Pablo II.
    groups.wall
  • ESE VOLAR ANSIOSO QUE ME ALIENTA

    Viaja por aires preocupada;
    no contempla las nubes ni el paisaje,
    no busca ni morada ni hospedaje,
    ni se siente perdida ni cansada.

    Desea hallar la ruta tan buscada
    que ha de existir quién sabe en qué paraje
    y vuela muy ligera de equipaje;
    quiere sentirse un alma desnudada.

    La ilumina el tesoro prometido
    y es por eso su gesto decidido
    y su afán animoso y consecuente.

    Busca encontrar a Dios y en su acechanza
    tiene una firme y cálida esperanza:
    vivir en su presencia eternamente.

    Joaquín Fernández González.

    “No basta denunciar: hay que hacer. Hay que comprometerse en primera persona, junto con todos los hombres de buena voluntad, en la construcción de un mundo que sea realmente a medida del hombre, más aún, a medida de los hijos de Dios”.

    San Juan Pablo II.
    groups.wall
  • ESE VOLAR ANSIOSO QUE ME ALIENTA

    Viaja por aires preocupada;
    no contempla las nubes ni el paisaje,
    no busca ni morada ni hospedaje,
    ni se siente perdida ni cansada.

    Desea hallar la ruta tan buscada
    que ha de existir quién sabe en qué paraje
    y vuela muy ligera de equipaje;
    quiere sentirse un alma desnudada.

    La ilumina el tesoro prometido
    y es por eso su gesto decidido
    y su afán animoso y consecuente.

    Busca encontrar a Dios y en su acechanza
    tiene una firme y cálida esperanza:
    vivir en su presencia eternamente.

    Joaquín Fernández González.

    “No basta denunciar: hay que hacer. Hay que comprometerse en primera persona, junto con todos los hombres de buena voluntad, en la construcción de un mundo que sea realmente a medida del hombre, más aún, a medida de los hijos de Dios”.

    San Juan Pablo II.
    groups.wall
  • ESE VOLAR ANSIOSO QUE ME ALIENTA

    Viaja por aires preocupada;
    no contempla las nubes ni el paisaje,
    no busca ni morada ni hospedaje,
    ni se siente perdida ni cansada.

    Desea hallar la ruta tan buscada
    que ha de existir quién sabe en qué paraje
    y vuela muy ligera de equipaje;
    quiere sentirse un alma desnudada.

    La ilumina el tesoro prometido
    y es por eso su gesto decidido
    y su afán animoso y consecuente.

    Busca encontrar a Dios y en su acechanza
    tiene una firme y cálida esperanza:
    vivir en su presencia eternamente.

    Joaquín Fernández González.

    “No basta denunciar: hay que hacer. Hay que comprometerse en primera persona, junto con todos los hombres de buena voluntad, en la construcción de un mundo que sea realmente a medida del hombre, más aún, a medida de los hijos de Dios”.

    San Juan Pablo II.
    groups.wall
  • ESE VOLAR ANSIOSO QUE ME ALIENTA

    Viaja por aires preocupada;
    no contempla las nubes ni el paisaje,
    no busca ni morada ni hospedaje,
    ni se siente perdida ni cansada.

    Desea hallar la ruta tan buscada
    que ha de existir quién sabe en qué paraje
    y vuela muy ligera de equipaje;
    quiere sentirse un alma desnudada.

    La ilumina el tesoro prometido
    y es por eso su gesto decidido
    y su afán animoso y consecuente.

    Busca encontrar a Dios y en su acechanza
    tiene una firme y cálida esperanza:
    vivir en su presencia eternamente.

    Joaquín Fernández González.

    “No basta denunciar: hay que hacer. Hay que comprometerse en primera persona, junto con todos los hombres de buena voluntad, en la construcción de un mundo que sea realmente a medida del hombre, más aún, a medida de los hijos de Dios”.

    San Juan Pablo II.
    groups.wall
  • ESE VOLAR ANSIOSO QUE ME ALIENTA

    Viaja por aires preocupada;
    no contempla las nubes ni el paisaje,
    no busca ni morada ni hospedaje,
    ni se siente perdida ni cansada.

    Desea hallar la ruta tan buscada
    que ha de existir quién sabe en qué paraje
    y vuela muy ligera de equipaje;
    quiere sentirse un alma desnudada.

    La ilumina el tesoro prometido
    y es por eso su gesto decidido
    y su afán animoso y consecuente.

    Busca encontrar a Dios y en su acechanza
    tiene una firme y cálida esperanza:
    vivir en su presencia eternamente.

    Joaquín Fernández González.

    “No basta denunciar: hay que hacer. Hay que comprometerse en primera persona, junto con todos los hombres de buena voluntad, en la construcción de un mundo que sea realmente a medida del hombre, más aún, a medida de los hijos de Dios”.

    San Juan Pablo II.
    groups.wall
  • ESE VOLAR ANSIOSO QUE ME ALIENTA

    Viaja por aires preocupada;
    no contempla las nubes ni el paisaje,
    no busca ni morada ni hospedaje,
    ni se siente perdida ni cansada.

    Desea hallar la ruta tan buscada
    que ha de existir quién sabe en qué paraje
    y vuela muy ligera de equipaje;
    quiere sentirse un alma desnudada.

    La ilumina el tesoro prometido
    y es por eso su gesto decidido
    y su afán animoso y consecuente.

    Busca encontrar a Dios y en su acechanza
    tiene una firme y cálida esperanza:
    vivir en su presencia eternamente.

    Joaquín Fernández González.

    “No basta denunciar: hay que hacer. Hay que comprometerse en primera persona, junto con todos los hombres de buena voluntad, en la construcción de un mundo que sea realmente a medida del hombre, más aún, a medida de los hijos de Dios”.

    San Juan Pablo II.
    groups.wall
  • ESE VOLAR ANSIOSO QUE ME ALIENTA

    Viaja por aires preocupada;
    no contempla las nubes ni el paisaje,
    no busca ni morada ni hospedaje,
    ni se siente perdida ni cansada.

    Desea hallar la ruta tan buscada
    que ha de existir quién sabe en qué paraje
    y vuela muy ligera de equipaje;
    quiere sentirse un alma desnudada.

    La ilumina el tesoro prometido
    y es por eso su gesto decidido
    y su afán animoso y consecuente.

    Busca encontrar a Dios y en su acechanza
    tiene una firme y cálida esperanza:
    vivir en su presencia eternamente.

    Joaquín Fernández González.

    “No basta denunciar: hay que hacer. Hay que comprometerse en primera persona, junto con todos los hombres de buena voluntad, en la construcción de un mundo que sea realmente a medida del hombre, más aún, a medida de los hijos de Dios”.

    San Juan Pablo II.
    groups.wall
  • ESE VOLAR ANSIOSO QUE ME ALIENTA

    Viaja por aires preocupada;
    no contempla las nubes ni el paisaje,
    no busca ni morada ni hospedaje,
    ni se siente perdida ni cansada.

    Desea hallar la ruta tan buscada
    que ha de existir quién sabe en qué paraje
    y vuela muy ligera de equipaje;
    quiere sentirse un alma desnudada.

    La ilumina el tesoro prometido
    y es por eso su gesto decidido
    y su afán animoso y consecuente.

    Busca encontrar a Dios y en su acechanza
    tiene una firme y cálida esperanza:
    vivir en su presencia eternamente.

    Joaquín Fernández González.

    “No basta denunciar: hay que hacer. Hay que comprometerse en primera persona, junto con todos los hombres de buena voluntad, en la construcción de un mundo que sea realmente a medida del hombre, más aún, a medida de los hijos de Dios”.

    San Juan Pablo II.
    groups.wall