blog


Personas que quizás conozcas

Acerca de mi

Información básica

Sexo
Hombre
Edad
76

Información del contacto

País
España
Ciudad
Sevilla
Miguel González Rodríguez

Miguel González Rodríguez

CANTEMOS AL AMOR

¡Oh luz de nuestras almas!
¡Oh Rey de las victorias!
¡Oh vida de la vida
y amor de todo amor!

A ti, Señor, clamamos.
¡Oh Rey de nuestras almas,
tu nombre bendecimos,
¡oh Cristo Redentor!

¿Quién como tú, Dios nuestro?
Tú reinas y tú imperas,
aquí te siente el alma,
la fe te adora aquí.

Señor de los ejércitos,
bendice tus banderas;
amor de los que triunfan,
condúceles a ti.

Restituto del Valle Ruiz, OSA.

“¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

Santa María de la Purísima de la Cruz.
- Hace 45 minutos
  • Miembro desde
  • Sábado, 06 Octubre 2012 15:47
  • Última vez en línea
  • Hace 31 minutos
  • Vistas del Perfil
  • 4,962 vistas
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • CANTEMOS AL AMOR

    ¡Oh luz de nuestras almas!
    ¡Oh Rey de las victorias!
    ¡Oh vida de la vida
    y amor de todo amor!

    A ti, Señor, clamamos.
    ¡Oh Rey de nuestras almas,
    tu nombre bendecimos,
    ¡oh Cristo Redentor!

    ¿Quién como tú, Dios nuestro?
    Tú reinas y tú imperas,
    aquí te siente el alma,
    la fe te adora aquí.

    Señor de los ejércitos,
    bendice tus banderas;
    amor de los que triunfan,
    condúceles a ti.

    Restituto del Valle Ruiz, OSA.

    “¿Ve que bueno es el Señor y cómo no tenemos más que confiar en Él? Todo pasa, y después nos queda la alegría si lo hemos sabido aprovechar. Esto nos tiene que servir de experiencia para cuando vuelvan los tiempos difíciles, que alguna vez en la vida tienen que volver”

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    profile
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • TU PALABRA NO PASARÁ

    Pasan los días y los años.
    Se enreda la historia y se llena
    de nombres, de rostros, de gestos.
    Se suceden los llantos y las risas.
    Se arrugan los rostros y las manos.
    Se llena de nieve el cabello.
    Hay heridas que al fin cicatrizan.
    Pasan palabras que se olvidan,
    canciones que mueren,
    versos que nadie recita más.
    Pasa la vida, solo una.

    Pero tu palabra permanece.
    Permanece el amor con fuerza
    poderosa. Permanece cada caricia
    que humaniza el mundo,
    cada acto de perdón
    y cada fiesta sin excluidos.
    Permanece la bienaventuranza
    como una forma de ser,
    y el prójimo, y el abrazo
    al hijo pródigo que regresa.
    Tu palabra no pasa. Nunca.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La fe, desde el principio, produce hombres dispuestos como el apóstol a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar”

    Beato John Henry Newman.
    profile
  • EL PERDÓN DIVINO ES EL MOTOR DE LA ESPERANZA. 00:00
    EL PERDÓN DIVINO ES EL MOTOR DE LA ESPERANZA. Catequesis del Papa, Miércoles, 9.8.17.-
     
    www.youtube.com Ver mapa mas grande
  • A LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA

    ¿Adónde va, cuando se va, la llama?
    ¿Adónde va, cuando se va, la rosa?
    ¿Adónde sube, se disuelve airosa,
    hélice, rosa y sueño de la rama?

    Adonde va la llama, ¿quién la llama?
    A la rosa el escorzo, ¿quién la acosa?
    ¿Qué regazo, que esfera deliciosa,
    qué amor de padre la alza y la reclama?

    ¿A dónde va, cuando se va escondiendo,
    y el aire, el cielo queda ardiendo, oliendo
    a olor, ardor, amor de rosa hurtada?

    ¿A dónde va el que queda, el aquí abajo,
    ciego del resplandor se asoma al tajo
    de la sombra transida, enamorada?

    No se nos pierde, no. Se va y se queda,
    Coronada de cielos, tierra añora
    y baja en descensión de Mediadora,
    rampa de amor, dulcísima vereda.

    Recados del favor nos desenreda
    la mensajera, la reveladora,
    la paloma de paz. Herida ahora
    ya se acabó el suplicio de la veda.

    Hoy sobre todo, que es la fiesta en Roma
    y se ha visto volar otra Paloma
    y posarse en la nieve de una tiara.

    La Asunción de María –vítor, cielos-,
    corazonada ayer de mis abuelos,
    en luz, luz, luz de dogma se declara.

    Gerardo Diego.

    “Cuando no sepáis salir de un apuro o cualquier cosa difícil que se os pueda presentar, id a María vuestra madre, con una grande desconfianza de sí mismos, conociendo vuestra nada, inutilidad y falta de aptitud para todo. Y con grande confianza en ella que es sabia y poderosa, con la sabiduría y el poder de su Santísimo Hijo; y que os ama con un amor inmenso, y está deseando probaros su amor”

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA

    ¿Adónde va, cuando se va, la llama?
    ¿Adónde va, cuando se va, la rosa?
    ¿Adónde sube, se disuelve airosa,
    hélice, rosa y sueño de la rama?

    Adonde va la llama, ¿quién la llama?
    A la rosa el escorzo, ¿quién la acosa?
    ¿Qué regazo, que esfera deliciosa,
    qué amor de padre la alza y la reclama?

    ¿A dónde va, cuando se va escondiendo,
    y el aire, el cielo queda ardiendo, oliendo
    a olor, ardor, amor de rosa hurtada?

    ¿A dónde va el que queda, el aquí abajo,
    ciego del resplandor se asoma al tajo
    de la sombra transida, enamorada?

    No se nos pierde, no. Se va y se queda,
    Coronada de cielos, tierra añora
    y baja en descensión de Mediadora,
    rampa de amor, dulcísima vereda.

    Recados del favor nos desenreda
    la mensajera, la reveladora,
    la paloma de paz. Herida ahora
    ya se acabó el suplicio de la veda.

    Hoy sobre todo, que es la fiesta en Roma
    y se ha visto volar otra Paloma
    y posarse en la nieve de una tiara.

    La Asunción de María –vítor, cielos-,
    corazonada ayer de mis abuelos,
    en luz, luz, luz de dogma se declara.

    Gerardo Diego.

    “Cuando no sepáis salir de un apuro o cualquier cosa difícil que se os pueda presentar, id a María vuestra madre, con una grande desconfianza de sí mismos, conociendo vuestra nada, inutilidad y falta de aptitud para todo. Y con grande confianza en ella que es sabia y poderosa, con la sabiduría y el poder de su Santísimo Hijo; y que os ama con un amor inmenso, y está deseando probaros su amor”

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA

    ¿Adónde va, cuando se va, la llama?
    ¿Adónde va, cuando se va, la rosa?
    ¿Adónde sube, se disuelve airosa,
    hélice, rosa y sueño de la rama?

    Adonde va la llama, ¿quién la llama?
    A la rosa el escorzo, ¿quién la acosa?
    ¿Qué regazo, que esfera deliciosa,
    qué amor de padre la alza y la reclama?

    ¿A dónde va, cuando se va escondiendo,
    y el aire, el cielo queda ardiendo, oliendo
    a olor, ardor, amor de rosa hurtada?

    ¿A dónde va el que queda, el aquí abajo,
    ciego del resplandor se asoma al tajo
    de la sombra transida, enamorada?

    No se nos pierde, no. Se va y se queda,
    Coronada de cielos, tierra añora
    y baja en descensión de Mediadora,
    rampa de amor, dulcísima vereda.

    Recados del favor nos desenreda
    la mensajera, la reveladora,
    la paloma de paz. Herida ahora
    ya se acabó el suplicio de la veda.

    Hoy sobre todo, que es la fiesta en Roma
    y se ha visto volar otra Paloma
    y posarse en la nieve de una tiara.

    La Asunción de María –vítor, cielos-,
    corazonada ayer de mis abuelos,
    en luz, luz, luz de dogma se declara.

    Gerardo Diego.

    “Cuando no sepáis salir de un apuro o cualquier cosa difícil que se os pueda presentar, id a María vuestra madre, con una grande desconfianza de sí mismos, conociendo vuestra nada, inutilidad y falta de aptitud para todo. Y con grande confianza en ella que es sabia y poderosa, con la sabiduría y el poder de su Santísimo Hijo; y que os ama con un amor inmenso, y está deseando probaros su amor”

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA

    ¿Adónde va, cuando se va, la llama?
    ¿Adónde va, cuando se va, la rosa?
    ¿Adónde sube, se disuelve airosa,
    hélice, rosa y sueño de la rama?

    Adonde va la llama, ¿quién la llama?
    A la rosa el escorzo, ¿quién la acosa?
    ¿Qué regazo, que esfera deliciosa,
    qué amor de padre la alza y la reclama?

    ¿A dónde va, cuando se va escondiendo,
    y el aire, el cielo queda ardiendo, oliendo
    a olor, ardor, amor de rosa hurtada?

    ¿A dónde va el que queda, el aquí abajo,
    ciego del resplandor se asoma al tajo
    de la sombra transida, enamorada?

    No se nos pierde, no. Se va y se queda,
    Coronada de cielos, tierra añora
    y baja en descensión de Mediadora,
    rampa de amor, dulcísima vereda.

    Recados del favor nos desenreda
    la mensajera, la reveladora,
    la paloma de paz. Herida ahora
    ya se acabó el suplicio de la veda.

    Hoy sobre todo, que es la fiesta en Roma
    y se ha visto volar otra Paloma
    y posarse en la nieve de una tiara.

    La Asunción de María –vítor, cielos-,
    corazonada ayer de mis abuelos,
    en luz, luz, luz de dogma se declara.

    Gerardo Diego.

    “Cuando no sepáis salir de un apuro o cualquier cosa difícil que se os pueda presentar, id a María vuestra madre, con una grande desconfianza de sí mismos, conociendo vuestra nada, inutilidad y falta de aptitud para todo. Y con grande confianza en ella que es sabia y poderosa, con la sabiduría y el poder de su Santísimo Hijo; y que os ama con un amor inmenso, y está deseando probaros su amor”

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA

    ¿Adónde va, cuando se va, la llama?
    ¿Adónde va, cuando se va, la rosa?
    ¿Adónde sube, se disuelve airosa,
    hélice, rosa y sueño de la rama?

    Adonde va la llama, ¿quién la llama?
    A la rosa el escorzo, ¿quién la acosa?
    ¿Qué regazo, que esfera deliciosa,
    qué amor de padre la alza y la reclama?

    ¿A dónde va, cuando se va escondiendo,
    y el aire, el cielo queda ardiendo, oliendo
    a olor, ardor, amor de rosa hurtada?

    ¿A dónde va el que queda, el aquí abajo,
    ciego del resplandor se asoma al tajo
    de la sombra transida, enamorada?

    No se nos pierde, no. Se va y se queda,
    Coronada de cielos, tierra añora
    y baja en descensión de Mediadora,
    rampa de amor, dulcísima vereda.

    Recados del favor nos desenreda
    la mensajera, la reveladora,
    la paloma de paz. Herida ahora
    ya se acabó el suplicio de la veda.

    Hoy sobre todo, que es la fiesta en Roma
    y se ha visto volar otra Paloma
    y posarse en la nieve de una tiara.

    La Asunción de María –vítor, cielos-,
    corazonada ayer de mis abuelos,
    en luz, luz, luz de dogma se declara.

    Gerardo Diego.

    “Cuando no sepáis salir de un apuro o cualquier cosa difícil que se os pueda presentar, id a María vuestra madre, con una grande desconfianza de sí mismos, conociendo vuestra nada, inutilidad y falta de aptitud para todo. Y con grande confianza en ella que es sabia y poderosa, con la sabiduría y el poder de su Santísimo Hijo; y que os ama con un amor inmenso, y está deseando probaros su amor”

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA

    ¿Adónde va, cuando se va, la llama?
    ¿Adónde va, cuando se va, la rosa?
    ¿Adónde sube, se disuelve airosa,
    hélice, rosa y sueño de la rama?

    Adonde va la llama, ¿quién la llama?
    A la rosa el escorzo, ¿quién la acosa?
    ¿Qué regazo, que esfera deliciosa,
    qué amor de padre la alza y la reclama?

    ¿A dónde va, cuando se va escondiendo,
    y el aire, el cielo queda ardiendo, oliendo
    a olor, ardor, amor de rosa hurtada?

    ¿A dónde va el que queda, el aquí abajo,
    ciego del resplandor se asoma al tajo
    de la sombra transida, enamorada?

    No se nos pierde, no. Se va y se queda,
    Coronada de cielos, tierra añora
    y baja en descensión de Mediadora,
    rampa de amor, dulcísima vereda.

    Recados del favor nos desenreda
    la mensajera, la reveladora,
    la paloma de paz. Herida ahora
    ya se acabó el suplicio de la veda.

    Hoy sobre todo, que es la fiesta en Roma
    y se ha visto volar otra Paloma
    y posarse en la nieve de una tiara.

    La Asunción de María –vítor, cielos-,
    corazonada ayer de mis abuelos,
    en luz, luz, luz de dogma se declara.

    Gerardo Diego.

    “Cuando no sepáis salir de un apuro o cualquier cosa difícil que se os pueda presentar, id a María vuestra madre, con una grande desconfianza de sí mismos, conociendo vuestra nada, inutilidad y falta de aptitud para todo. Y con grande confianza en ella que es sabia y poderosa, con la sabiduría y el poder de su Santísimo Hijo; y que os ama con un amor inmenso, y está deseando probaros su amor”

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA

    ¿Adónde va, cuando se va, la llama?
    ¿Adónde va, cuando se va, la rosa?
    ¿Adónde sube, se disuelve airosa,
    hélice, rosa y sueño de la rama?

    Adonde va la llama, ¿quién la llama?
    A la rosa el escorzo, ¿quién la acosa?
    ¿Qué regazo, que esfera deliciosa,
    qué amor de padre la alza y la reclama?

    ¿A dónde va, cuando se va escondiendo,
    y el aire, el cielo queda ardiendo, oliendo
    a olor, ardor, amor de rosa hurtada?

    ¿A dónde va el que queda, el aquí abajo,
    ciego del resplandor se asoma al tajo
    de la sombra transida, enamorada?

    No se nos pierde, no. Se va y se queda,
    Coronada de cielos, tierra añora
    y baja en descensión de Mediadora,
    rampa de amor, dulcísima vereda.

    Recados del favor nos desenreda
    la mensajera, la reveladora,
    la paloma de paz. Herida ahora
    ya se acabó el suplicio de la veda.

    Hoy sobre todo, que es la fiesta en Roma
    y se ha visto volar otra Paloma
    y posarse en la nieve de una tiara.

    La Asunción de María –vítor, cielos-,
    corazonada ayer de mis abuelos,
    en luz, luz, luz de dogma se declara.

    Gerardo Diego.

    “Cuando no sepáis salir de un apuro o cualquier cosa difícil que se os pueda presentar, id a María vuestra madre, con una grande desconfianza de sí mismos, conociendo vuestra nada, inutilidad y falta de aptitud para todo. Y con grande confianza en ella que es sabia y poderosa, con la sabiduría y el poder de su Santísimo Hijo; y que os ama con un amor inmenso, y está deseando probaros su amor”

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • A LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA

    Al cielo vais, Señora,
    y allí os reciben con alegre canto.
    ¡Oh, quién pudiese ahora
    asirse a vuestro manto
    para subir con Vos al monte santo!

    De ángeles sois llevada,
    de quien servida sois desde la cuna
    de estrellas coronada
    tal reina habrá ninguna,
    pues por chapín lleváis la blanca luna.

    Volved los blandos ojos
    ave preciosa, sola, humilde y nueva,
    al val de los abrojos,
    que tales flores lleva,
    do suspirando están los hijos de Eva.

    Que si con clara vista
    miráis las tristes almas de este suelo
    con propiedad no vista
    las subiréis de vuelo,
    como perfecta piedra imán, al cielo.

    Fray Luis de León.

    “MARÍA NOS GUÍA A LA EUCARISTÍA”, es decir, que Ella va a ser la que nos enseñe a amar y a adorar al Señor en este Santísimo Sacramento, la que nos va a ayudar a prepararnos para recibirle, la que nos lleve a reparar tantas ofensas como recibe en este Sacramento de su Amor”.

    Beata María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall