blog


Personas que quizás conozcas

Acerca de mi

Información básica

Sexo
Hombre
Edad
43

Información del contacto

País
México
Ciudad
Torreon
Julio Hernández

Julio Hernández

¿ME LO CONCEDES, SEÑOR?

Un deseo para mi vida: creer sin desfallecer
Un deseo para mi gente:
que te quieran como yo te quiero
Un deseo para mis enemigos:
que podamos darnos la mano

¿ME LO CONCEDES, SEÑOR?

Un deseo para mi cuerpo,
que sea fuerte y con mi voz y mi garganta,
con mi corazón y mis manos
con mis pies y todo mi ser…
te pueda seguir dando gloria.

¿ME LO CONCEDES, SEÑOR?

Un deseo para mi alma,
que el maligno no habite en ella
Un deseo para mis días,
que no busque lo que no me corresponda
Un deseo para mi Iglesia,
que nunca se canse de mirar hacia Ti
Un deseo para mis ojos,
que sepan descubrirte en todo y sobre todo

¿ME LO CONCEDES, SEÑOR?

Un deseo para mi pobre oración,
que sea sincera y no interesada
Un deseo para mi caridad,
que sea grande y no una farsa
Un deseo para mi esperanza,
que espere y nunca te deje de lado
¿ME LO CONCEDES, SEÑOR?
- Hace 2 días
  • Miembro desde
  • Miércoles, 06 Febrero 2013 00:50
  • Última vez en línea
  • Hace 2 días
  • Vistas del Perfil
  • 2,498 vistas
  • ¿ME LO CONCEDES, SEÑOR?

    Un deseo para mi vida: creer sin desfallecer
    Un deseo para mi gente:
    que te quieran como yo te quiero
    Un deseo para mis enemigos:
    que podamos darnos la mano

    ¿ME LO CONCEDES, SEÑOR?

    Un deseo para mi cuerpo,
    que sea fuerte y con mi voz y mi garganta,
    con mi corazón y mis manos
    con mis pies y todo mi ser…
    te pueda seguir dando gloria.

    ¿ME LO CONCEDES, SEÑOR?

    Un deseo para mi alma,
    que el maligno no habite en ella
    Un deseo para mis días,
    que no busque lo que no me corresponda
    Un deseo para mi Iglesia,
    que nunca se canse de mirar hacia Ti
    Un deseo para mis ojos,
    que sepan descubrirte en todo y sobre todo

    ¿ME LO CONCEDES, SEÑOR?

    Un deseo para mi pobre oración,
    que sea sincera y no interesada
    Un deseo para mi caridad,
    que sea grande y no una farsa
    Un deseo para mi esperanza,
    que espere y nunca te deje de lado
    ¿ME LO CONCEDES, SEÑOR?
    profile
  • TENGO MIEDO, SEÑOR
    Oración: P. Javier Leoz

    A que tu barca, la barca de tu Iglesia,
    me lleva a horizontes desconocidos
    A que, tu Palabra, veraz y nítida
    deje al descubierto el “pedro”
    que habita en mis entrañas.

    TENGO MIEDO, SEÑOR
    De caminar sobre las aguas de la fe
    De nadar contracorriente
    De mirarte y estremecerme
    De hundirme en mis miserias
    y en mis tribulaciones
    en mi falta de confianza
    y…de mis exigencias contigo.

    TENGO MIEDO, SEÑOR
    De que me vean avanzando
    en medio de las olas del mundo
    con las velas desplegadas de la fe
    Que me divisen, de cerca o de lejos,
    navegando en dirección hacia Ti

    TENGO MIEDO, SEÑOR
    De que, en las dificultades, no respondas como yo quisiera. Que, en las tormentas, no me rescates a tiempo.
    Que, en la lluvia torrencial, no acudas en mi socorro. Por eso, porque tengo miedo, Señor,
    mírame de frente, de costado y de lado para que, en mis temores, Tú seas el Señor
    El Señor que venga en mi rescate. Amén
    profile
  • ORACIÓN:

    Oh Dios, que en la gloriosa transfiguración de tu Unigénito confirmaste los misterios de la fe con el testimonio de los profetas, y prefiguraste maravillosamente nuestra perfecta adopción como hijos tuyos, concédenos, te rogamos, que, escuchando siempre la palabra de tu Hijo, el predilecto, seamos un día coherederos de su gloria. Por nuestro Señor Jesucristo.

    AMEN
    profile
  • ERES MI TESORO, Y ME BASTA

    He caminado durante mucho tiempo.
    Me he detenido en infinidad de escaparates.
    He comparado precios y calidad.
    Y, te confieso, Señor,
    que como Tú, no hay nada.

    Me detuve en una gran hacienda
    y, no me aseguraron, ni un solo año más en mi vida.
    Pero, al acercarme a un trozo de tu tierra
    he comprobado, que tu tesoro,
    es lo más grande….y me basta.

    Ayúdame, Señor, a no esconder el oro del mundo
    y, en cambio, mi Señor, enséñame a descubrir
    los que Tú desde el día de mi Bautismo
    metiste en lo hondo de mi corazón.
    ¿Lo harás, Señor?

    Mira que, sin quererlo,
    soy demasiado ciego para dar con tu tesoro.
    Mira que, como humano,
    abro los ojos ante el encanto del diamante,
    el topacio o la simple plata. Pero, te confieso Señor,
    que, poniéndolo todo encima de mi mesa
    no hay tesoro como el tuyo:

    ¿Quién me dará la vida? ¿Quién me dará un futuro?
    ¿Quién me dará amor sin medida?
    ¿Las riquezas o tu rico amor?
    ¿La apariencia o la fe?
    Eres mi tesoro, Señor,
    y, te confieso, que me bastas.

    Eres mi tesoro, Señor, y desde que te descubrí
    he aprendido, entre otras cosas, lo siguiente:
    merece la pena vender parte de mi tiempo
    de mis afanes y de mis jornadas
    de mis ilusiones y de mi temperamento
    para no perderte en mi trayecto. Amén.

    Oración: P. Javier Leoz
    profile
  • Señor…

    Porque tu siembra fue buena en mí,
    dale constante crecimiento.

    Porque tu siembra puede malograrse,
    vela por ella hasta el final.

    Porque tu siembra es pequeña,
    haz que –aún siendo invisible- se haga grande.

    Porque tu siembra puede ser asolada,
    cobíjame a la luz de tu Espíritu.

    Porque tu siembra puede ser robada,
    asegúrame con la llave de la oración.

    Porque tu siembra puede ser asfixiada,
    aparta de mí aquello que la aprisiona.

    Porque tu siembra puede quedar en nada,
    hazla fructificar con el abono de tu gracia.

    Amén
    profile
  • QUIERO, SEÑOR

    Ser campo, donde tu mano siembre,
    y trabajo donde yo me afane.

    Ser camino por donde tú te acerques,
    y sendero por el que otros, al avanzar con ellos,
    puedan llegar a conocerte y amarte.

    QUIERO, SEÑOR

    Que las piedras que entorpecen tu gran obra
    las deje a un lado, con la ayuda de tu Palabra.

    Que la superficialidad en la que navego
    dé lugar a la profundidad de tu Misterio.

    QUIERO, SEÑOR

    Que nunca se seque en mí
    lo que, en mi Bautismo, Tú iniciaste.

    Que las zarzas del materialismo
    no ahoguen la vida del Espíritu
    que en mi alma habita.

    Que el sol abrasador, de la comodidad
    o del materialismo,
    nunca sean más grandes que mi deseo
    de amarte, seguirte y ofrecer mi vida por Ti.

    QUIERO, SEÑOR

    Dar el diez, o el veinte o el treinta por ciento
    por Ti y por tu Reino, más, bien Tú lo sabes,
    que eres el Dueño de mi hacienda
    el responsable de mis campos
    la mano certera de mis sembrados

    QUIERO, SEÑOR

    Que lo que me des, yo esté dispuesto
    a entregarlo a todos aquellos
    que todavía no te conocen

    QUIERO, SEÑOR

    Que, siendo campo con tantas posibilidades,
    metas Tú, la mano del Buen Sembrador,
    y recojas lo que más necesites
    para el mundo y para mis hermanos

    Amén.

    Oración: P:Javier Leoz
    profile
  • QUÍTAME PESO, SEÑOR
    Del yugo de mis preocupaciones, para que así,
    pueda también pensar en Ti.
    Del madero de mis ambiciones, para que mirándote a Ti,
    me sienta afortunado y lleno de tu presencia.

    QUÍTAME PESO, SEÑOR
    Del yugo de mis prisas, para que caminando contigo,
    me detenga ante lo importante y esencial de la vida
    y pase de largo de aquello que no me deja vivir en paz.
    Del yugo de mis cansancios, para que apoyándome en Ti,
    avance seguro y firme por los senderos de tu verdad.

    QUÍTAME PESO, SEÑOR
    De las ansiedades que producen el tener y el aparentar
    y, disfrutando de lo que poseo, te dé gracias
    por ser mi compañero, amigo y confidente.

    QUÍTAME PESO, SEÑOR
    Del yugo de mis decepciones y de mis expectativas,
    de mis egoísmos y vanidades para que, fijándome en Ti
    crea firmemente que, entre todo lo bueno, eres lo mejor:
    pecho en el que poder arrimarme para escucharte,
    hombro en el que apoyarme para progresar,
    corazón en el que poder asomarme para amar,
    oasis en el que poder sentarme para descansar.

    ¡QUITAME, DEL YUGO DE MI VIDA,
    ALGO DE PESO… SEÑOR!

    Oración: P. Javier Leoz
    profile
  • Este domingo encontramos en la palabra de Dios tres pasos sucesivos ascendentes:

    1) Cristo exige la renuncia a todo vínculo familiar.
    Sean los padres, sean los hijos, sea la esposa
    deben quedar atrás, si el maestro lo pide.

    La exigencia es comprensible:
    Dios está sobre todas las cosas.


    2) Tomar la cruz.
    Cruz para nosotros es cualquier molestia,
    cualquier incomodidad cualquier sufrimiento
    por amor al Maestro.


    3) La vida, el propio yo.
    El seguidor de Cristo debe estar dispuesto a todo
    por Cristo.

    El todo es radical, sin concesiones, absoluto.
    Todo se encuentra en Cristo, todo se pierde fuera de él.

    Cristo es más que la familia, más que la propia felicidad, más que la propia vida.
    Y es que Cristo es la familia, la felicidad y la vida. Hay que estar dispuesto a perderlo todo,
    Para encontrarlo todo en Cristo.
    profile
  • DÁME TU VALENTÍA, SEÑOR


    Así, cuando tenga que decir un “sí”
    no lo cambie cobardemente por el “no”
    o por el miedo al qué dirán.

    ¡Sí; Señor! Otórgame ese valor que sólo la fe da:
    La que nos hace brindar por un mundo mejor.
    La que nos hace soñar con un corazón nuevo.
    La que, huyendo del egoísmo personal,
    nos hace descubrir la grandeza de tu amor.
    Infúndeme esa valentía
    que sólo tu Palabra transmite:

    La que nos hace combativos en la lucha.
    La que nos levanta el aparente fracaso.
    La que es coraza frente al enemigo.
    La que es arma y escudo frente al adversario.

    Ofréceme esa bravura que me inspira tu presencia:

    Para que nunca, en el combate,
    me sienta sólo ni desamparado.

    Para que, ante las burlas,
    recuerde que, Tú, también fuiste ridiculizado.

    Para que, ante las incomprensiones,
    no olvide que, Tú, también fuiste rechazado.

    ¡Sí; Señor! ¡Dame entereza en la lucha!

    Para que nunca diga ¡basta!
    Para que huya del derrotismo que todo lo asola.

    Para que avance y nunca retroceda.

    Para que ofrezca al Evangelio
    mi voz que anuncie y denuncie
    lo que en el mundo tantas veces se olvida:

    Tú, tu amor, tu justicia, tu paz,
    tu Reino, tu voluntad y tu ternura.

    Amén
    profile
  • De rodillas, Señor, ante el sagrario,
    que guarda cuanto queda de amor y de unidad,
    venimos con las flores de un deseo,
    para que nos las cambies en frutos de verdad.

    Cristo en todas las almas,
    y en el mundo la paz.

    Cristo en todas las almas,
    y en el mundo la paz.

    Como ciervos sedientos que van hacia la fuente,
    vamos hacia tu encuentro, sabiendo que vendrás;
    porque el que la busca es porque ya en la frente
    lleva un beso de paz, lleva un beso de paz.

    Como estás, mi Señor, en la custodia
    igual que la palmera que alegra el arenal,
    queremos que en el centro de la vida
    reine sobre las cosas tu ardiente caridad.

    Cristo en todas las almas,
    y en el mundo la paz.

    Cristo en todas las almas,
    y en el mundo la paz.

    Amén.
    profile
  • "No; yo no dejo la tierra.
    No; yo no olvido a los hombres.
    Aquí, yo he dejado la guerra;
    arriba, están vuestros nombres."

    ¿Qué hacéis mirando al cielo,
    varones, sin alegría?
    Lo que ahora parece un vuelo
    ya es vuelta y es cercanía.

    El gozo es mi testigo.
    La paz, mi presencia viva,
    que, al irme, se va conmigo
    la cautividad cautiva.

    El cielo ha comenzado.
    Vosotros sois mi cosecha,
    El padre ya os ha sentado
    conmigo, a su derecha.

    Partid frente a la aurora.
    Salvad a todo el que crea.
    Vosotros marcáis mi hora.
    Comienza vuestra tarea.
    profile